Nueva Zelanda

Bienvenidos a Nueva Zelanda

A medida que el planeta se calienta, tanto a nivel medioambiental como político, conviene recordar que existe un país aún despoblado, verde, pacífico y acogedor: Nueva Zelanda, el último refugio.

Conocer el lado salvaje

Hay...

Bienvenidos a Nueva Zelanda

A medida que el planeta se calienta, tanto a nivel medioambiental como político, conviene recordar que existe un país aún despoblado, verde, pacífico y acogedor: Nueva Zelanda, el último refugio.

Conocer el lado salvaje

Hay 4,6 millones de neozelandeses, diseminados en 268 021 km2; un país como media España, pero con una población diez veces menor. Comprende bosques, montañas, lagos, playas y fiordos sublimes, que han convertido a Nueva Zelanda en uno de los destinos más codiciados para hacer senderismo (allí lo llaman tramping). Se puede emprender alguna de las nueve Grandes Rutas –como la Heaphy y la Milford– o simplemente recorrer parajes salvajes de ensueño.

El auténtico ‘Big Easy’

Nueva Zelanda puede reclamar la corona de Big Easy por la tranquilidad total al viajar. El visitante no sufrirá los tropiezos habituales: los autobuses y trenes son puntuales; las carreteras están en buen estado; hay profusión de cajeros automáticos; los rateros, estafadores y las chinches en los albergues son poco frecuentes; y es poco probable que la comida siente mal (los lavabos públicos suelen estar limpios y provistos de papel). No hay serpientes, tan solo hay una araña venenosa, la rara katipo, muy difícil de ver. Esta amable nación es un lugar para relajarse y disfrutar las vacaciones.

Cultura maorí

Los que estén interesados en el rugbi habrán oído hablar de los All Blacks neozelandeses, que nunca habrían llegado a ser campeones del mundo sin sus imparables jugadores maoríes. La cultura maorí ha dejado su huella en la vida contemporánea de los kiwi: en todo el país el viajero puede oír hablar maorí, ver la televisión maorí, contemplar marae (templos) en las calles principales, unirse a una hang, (fiesta maorí) o presenciar un espectáculo cultural con canciones y danzas tradicionales maoríes, y casi siempre una espeluznante haka (danza de guerra); aunque quizá se frene ante un ta moko, tatuaje tradicional maorí (normalmente en el rostro).

Comida, vino y cerveza

La comida kiwi era considerada un eco de la británica, pero hoy los chefs neozelandeses bucean en nuevos océanos gastronómicos, sobre todo del Pacífico, rico en marisco, y de su entorno. Es imprescindible probar las especialidades maoríes: paua (oreja de mar), kina (erizo de mar) y kumara (batata) son recurrentes. Si aprieta la sed, las bodegas de clima frío llevan décadas cosechando trofeos y menciones vinícolas (el pinot noir y el sauvignon blanc son sublimes), y la cerveza artesana nacional está en auge. La cultura cafetera también ha echado raíces.

Por qué me encanta Nueva Zelanda

Charles Rawlings-Way, autor

Como australiano criado en Tasmania, cada viaje a Nueva Zelanda brinda una mezcla de paisajes y culturas que son a un tiempo familiares y extrañamente distintas. Las suaves colinas y los arbustos se confabulan con los irreverentes y despreocupados nativos para aplacar, entretener y deleitar. La cultura maorí es potente; el surf, de categoría mundial; y la cerveza, fantástica. Lo mejor del Viejo y el Nuevo Mundo se combinan con la sensibilidad social y medioambiental: ¿un patrón para un nuevo orden mundial? ¡Adoro NZ!

Nueva Zelanda
Matt Munro_Lonely Planet
Lago Wanaka, Nueva Zelanda
Darrenp_Shutterstock
Iglesia Good Shepherd, Canterbury, Nueva Zelanda
William Chu_500px
1
El golfo de Hauraki, moteado de islas, protege el puerto de Auckland y las bahías de la costa oriental, y supone la excusa perfecta para que los barcos de recreo entren y salgan a su antojo. Pese al...
2
Al resguardo de dos puertos y levantada sobre volcanes extintos, Auckland no es una metrópoli al uso. Se la considera una de las ciudades más habitables del mundo y, aunque carezca de las emociones de...
3
Una de las capitales más pequeñas del mundo, la ventosa Wellington combina modernidad, diversidad y tradición. Famosa por su panorama artístico y musical, su café exprés y con más restaurantes por...
4
Aguas de color turquesa que lamen bonitas bahías, delfines que juguetean en la proa de las embarcaciones, grupos de orcas que se acercan grácilmente, estas son las imágenes que el viajero tenía en la...
5
Los maoríes fueron los primeros en poblar Kaikoura (que significa “comer cangrejo”), el mejor lugar para consumir y convivir con las especies marinas. El cangrejo es el rey pero, en los circuitos de...
6
Confinada entre el salvaje mar de Tasmania y los Alpes del Sur, la costa oeste no tiene parangón en Nueva Zelanda. Ambos extremos de la costa tienen un aire remoto: desde la apacible Karamea junto al...
7
Lo primero que se nota en el enclave geotermal de Rotorua es el olor a azufre. Pero son los productos volcánicos lo que todo el mundo quiere ver: géiseres, barro burbujeante, grietas humeantes y pozas...
8
La imprescindible Waitomo es un asombroso complejo de cuevas, cañones y ríos subterráneos que perforan las paredes calizas del norte del King Country. El rafting en la oscuridad es un gran reclamo ...
9
En el centro de la Isla Norte, el Tongariro National Park presenta un paisaje extraterrenal de desierto alpino horadado por tres humeantes volcanes latentes. Con esta ruta se puede saborear todo lo...
10
Es el deporte y la obsesión nacional. Hay que asistir a un partido para ver a la selección neozelandesa (y actual campeona del mundo) en acción. Los All Blacks se consideran unos dioses; basta con...
11
Naturaleza seductora a base de verdes montes ribeteados de calas de arena dorada que se tienden hacia cálidos bajíos bañados por un mar de aguas cristalinas. El Abel Tasman National Park es el edén...
12
La cultura indígena maorí es tan atractiva como accesible: es posible participar en una haka (danza de guerra), atracarse con un tradicional hangi (banquete maorí cocinado en el suelo), tallarse un...
13
Esta península demuestra que las emociones naturales de la Isla Sur no solo estriban en los paisajes alpinos y lacustres. Aparte de las vistas sobre la costa, la península permite avistar animales...
14
Adorada por los senderistas neozelandeses, y ahora por los ciclistas de montaña en invierno, esta ruta se completa en 4-6 días y es una joya del Kahurangi National Park, la fabulosa extensión natural...
15
Una oportunidad para equilibrar placer y virtud sería emprender en bicicleta el Otago Central Rail Trail, que atraviesa algunos de los parajes más bellos del país y las calles de antiguas poblaciones...
16
En Nueva Zelanda hay montañas inmensas, con niveles óptimos de nieve en invierno (jun-oct). Casi todas las pistas famosas están en la Isla Sur, p. ej., en la moderna Queenstown y en la hippy Wanaka,...
17
Si la visita a este fiordo (Milford Sound) coincide con un día despejado, el collage de cascadas, acantilados verdes, picos y aguas oscuras lucirá esplendoroso. Aunque lo más probable es encontrarse...
18
Puede que Queenstown sea la cuna del puenting, pero hay otras muchas propuestas de aventura. Con el magnífico fondo azulado de las Remarkables, se pueden pasar días sobre los esquís, caminando o en...
19
Uno de los recorridos en tren más espectaculares del mundo, el TranzAlpine, atraviesa Nueva Zelanda desde el océano Pacífico hasta el mar de Tasmania en menos de 5 h. Por el camino, una sombría...
20
La afrancesada Akaroa abraza lánguidamente uno de los puertos más bonitos de la península de Banks. Los delfines más raros del mundo habitan unas aguas cristalinas ideales para navegar a vela y remar...
1
Desde el extremo norte hacia el sur, viajando hasta la mitad de las islas, he aquí una muestra de lo mejor de Nueva Zelanda.
2
Ciudades elegantes, erupciones geotermales, vinos fabulosos, cultura maorí, glaciares, deportes de aventura, playas y bosques solitarios son solo unos ejemplos de lo mejor de Nueva Zelanda.
3
No hay otra ciudad de 1,4 millones de habitantes con acceso a los dos océanos y una cultura polinesia equiparable.
4
Este itinerario ayuda a entender por qué tres cuartas partes de los neozelandeses viven en la Isla Norte.
5
Se empieza en Christchurch, una vibrante ciudad reconstruida tras los terremotos. Se disfrutar de un café (en Addington Coffee Coop o el Supreme Supreme) antes de visitar el espléndido Canterbury...
6
Después de aclimatarse en Christchurch durante uno o dos días, se visita en un día la península de Banks, y luego se va a ver el nevado Aoraki/monte Cook. Siguiendo hacia el sur se llega a Queenstown,...
Mapa

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Descubrir Nueva Zelanda de otra forma

Artículos más leídos

Costa de Andamán, Tailandia
Descubre lugares en el mundo para disfrutar del "verano". Rincones perfectos para escaparse y disfrutar de este cálido momento.
Golf Photographer_Shutterstock
Parque Nacional Torres del Paine, Patagonia, Chile
Los 10 mejores países para viajar en el 2018, según Lonely Planet. Este es el 'ranking' Best in Travel 2018.
Matt Munro / Lonely Planet
Milford Sound, Nueva Zelanda
Los paisajes de Nueva Zelanda tienen algo especial que anima a practicar deportes de aventura. Estos son 5 sorprendentes deportes para realizar en Nueva Zelanda
Jordi Fortuny Baduell

Dónde dormir

Con más de 1.100.000 alojamientos e innumerables ofertas que se actualizan a diario, el viajero podrá reservar el hotel, la villa, el apartamento o incluso el riad ideal para disfrutar al máximo su estancia.
Booking.com

FAQ

¿Alguna duda?

Consulta nuestro apartado Preguntas frecuentes.