Marruecos

Bienvenidos a Marruecos

Marruecos, la puerta a África, es un lugar de una diversidad abrumadora. Un país que ofrece al viajero cordilleras legendarias, ciudades ancestrales, desiertos infinitos… y una cálida acogida.

Montañas y desierto

Desde las...

Bienvenidos a Marruecos

Marruecos, la puerta a África, es un lugar de una diversidad abrumadora. Un país que ofrece al viajero cordilleras legendarias, ciudades ancestrales, desiertos infinitos… y una cálida acogida.

Montañas y desierto

Desde las dunas del Sáhara hasta los picos del Alto Atlas, Marruecos parece hecho a medida para los viajeros. Esta franja norte-africana está alfombrada de paisajes líricos, como los tapices que se pueden comprar en las cooperativas locales. El Alto Atlas, el Rif, las cordilleras que llevan hasta los oasis del Sáhara..., las montañas de Marruecos ofrecen placeres sencillos: cielos nocturnos refulgentes y vistas sobre suaves bancos de nubes desde el paso de Tizi-n’Test. En zonas más bajas se hallan costas escarpadas, cascadas y cuevas en colinas boscosas y el desierto.

Antiguas medinas

Las ciudades de Marruecos se cuentan entre las más fascinantes del continente. Invitan a seguir las huellas seculares de nómadas y comerciantes hasta el corazón ancestral de ciudades como Fez, con el laberinto de callejones de su medina, a Yamaa el Fna, en Marrakech y su carnavalesco teatro callejero. En los desiertos rocosos las medinas se protegen en kasbas y en la costa lo hacen mediante gruesos diques. Pero este viaje no se limita a recorrer el patrimonio: las ciudades de Marruecos también miran al futuro, como los nuevos y rutilantes diseños urbanos de Casablanca, Rabat y Tánger, sin dejar de rendir homenaje a sus raíces.

Actividades marroquíes

Para disfrutar de Marruecos, nada como empezar con el ímprobo esfuerzo que supone el entretenimiento nacional: ver a la gente pasar desde una terraza, con un café o un té en la mano. Mientras, se planea el siguiente paso: una caminata hasta la cumbre más alta del norte de África, aprender a hacer cuscús, montar en camello por el desierto, comprar en un zoco o perderse en la medina. Entretanto, puede uno dormitar en un coqueto riad, relajarse en terrazas panorámicas y magníficas plazas o rebañar tajines de sabores sutiles, para acabar entre sudores en un reparador hammam.

Vida tradicional

La rica historia de Marruecos ha tejido vínculos durante siglos con el África subsahariana, Europa y toda la región de Oriente Próximo. Su población, una mezcla de árabes y bereberes, tiene una fuerte identidad nacional; cada vez más joven, toma lo mejor de las tradiciones tejiendo nuevos patrones, de la llamada a la oración en la mezquita a los ritmos del hip-hop local. Marruecos tiene cien rostros y sonidos diferentes, todos prestos a acoger al viajero en busca de aventura.

Por qué me gusta Marruecos

Por Paul Clammer, autor

En los más de 20 años que llevo visitando Marruecos –primero como estudiante mochilero, luego dirigiendo visitas guiadas y escribiendo guías, para finalmente abrir la puerta de una medina con mi propia llave–, la primera bienvenida siempre me la ha dado el té de menta. La ceremonia de verterlo desde las teteras de plata. Los altos vasos que queman al tacto llenos de hojas verdosas. El dulzor imposible que en cualquier otro lugar resultaría empalagoso. En aquel entonces el té de menta ofrecía el sabor de un lugar nuevo. Hoy me hace ilusión darme cuenta de que he vuelto al país que adoro. Para mí nada simboliza mejor Marruecos.

Sáhara, Marruecos
Igor from Sarajevo_Shutterstock
Casablanca, Marruecos
Philip Lee Harvey_Lonely Planet
Chefcahouen, Marruecos
Gareth Bell_500px
1
Ni el mejor circo es comparable al disparatado halqa (teatro callejero) aclamado por la Unesco de la plaza principal de Marrakech, Djemaa el-Fna (o Yamaa el Fna). De día, “La Place” atrae multitudes...
2
La medina de Fez es un gran laberinto. Hay que sumergirse en ella y no temer perderse, en cuyo caso basta con seguir el flujo de gente hacia la vía principal o pagar a un niño por mostrar el camino.
3
Zauiat Ahansal es el Chamonix de los Atlas del este. Asediado por la agrietada cima del Arudane (3359 m), el valle destaca por sus kilómetros de despeñaderos, altos contrafuertes y espectaculares...
4
Empinada y adoquinada, la medina de Chefchauen se precipita por la ladera de la montaña en una sucesión de tejados rojos, balcones de hierro forjado y geranios. Sus callejones pintados de azul...
5
Repletos de palmeras y provistos de una ingeniosa red de pozos comunitarios y khettaras (canales de irrigación), los palmerales de Figuig , el valle de Ziz, Tinejdad, Tinerhir y Skura son el alma...
6
Gracias a las carreteras, hoy se puede cruzar de forma rápida y segura los últimos tramos de las antiguas rutas caravaneras desde Malí hasta Marrakech, pero más allá de los desfiladeros rocosos que...
7
Tafraute (o Trafaoute), población principal del Anti-Atlas, alberga casas rosas y calles con mercados en un entorno extraordinario. El valle de Ameln está sembrado de palmerales y pueblos bereberes y...
8
Se puede practicar surf en toda la costa atlántica de Marruecos, pero el mejor lugar es Taghazot. Al llegar se comprueba rápidamente qué es lo que mantiene el pueblo a flote: además de los habituales...
9
El Anti-Atlas , una cordillera de granito abrasada por el sol que conduce hasta el Sáhara, sigue inexplorada en comparación con el Alto Atlas. La atracción principal es el macizo de cuarzo Yebel L...
10
Guárdese el secreto: esta población costera antes española , a un paseo en camello desde el Sáhara, es tan destartalada, alegre y mágica como la más trillada Esauira. Se puede pasear por la playa...
11
Refrescada por la brisa del Atlántico, Esauira es uno de los destinos más encantadores de Marruecos, con sus antiguos malecones y una medina de un blanco resplandeciente. Ofrece elegantes riads,...
12
Conciertos íntimos en riads cuajados de mosaicos, armonías en el Museo Batha, noches sufíes en el jardín de un pachá y actuaciones en el magnífico Bab al Makina… Este festival sigue encantando e...
13
Bautizada en honor al santo más venerado de Marruecos, esta pequeña población custodia su mausoleo y es uno de los lugares de peregrinación más importantes del país, enclavado entre dos colinas y...
14
El rey bereber Juba II, cuya esposa era hija de Marco Antonio y Cleopatra, fue designado señor de Volúbilis por los romanos y la población se convirtió en una próspera comunidad agrícola donde se...
15
Con vistas tanto al Alto Atlas como al Anti-Atlas, este núcleo comercial del valle de Sus es conocido como el Pequeño Marrakech. Se puede gozar de su encanto en una visita de un día desde Agadir. Sus...
16
Cuando el viajero soñaba con dirigirse hacia la puesta de sol a lomos de su montura, probablemente no imaginaba tantas sacudidas. No hay que preocuparse: por agotador que resulte, el instinto...
17
Marruecos alberga cuatro antiguas ciudades imperiales. Rabat es la emprendedora capital, Marrakech es un imán para los turistas, Fez ofrece una medina legendaria y Mequínez es un lugar que suele...
18
Quien diga que no hay nada que ver en Casablanca salvo la mezquita de Hassan II, es que no ha mirado bien. El centro está repleto de edificios moriscos y de sugerente estilo art-déco, con esquinas...
1
Marruecos es un país grande, pero en dos semanas pueden recorrerse distancias y explorar los puntos destacados, desde las ciudades imperiales a las montañas y el desierto.
2
Este itinerario lleva al sur, hacia desiertos y montañas salvajes, lejos de las cámaras, con abundantes actividades para estimular la mente y el cuerpo.
3
En el norte, la costa mediterránea y las montañas del Rif han recibido grandes inversiones del Gobierno. Como resultado, el turismo nacional ha florecido, si bien esta región permanece desconocida...
4
Se baja del ferri en la decadente Tánger, con su medina encarada a Europa, y de ahí se va a las montañas del Rif. La influencia europea se extiende hasta Chefchauen, con su medina azulada de toques...
5
La costa atlántica de Marruecos traslada desde el clamor del norte hasta las costas más tranquilas del sur, en un paisaje en el que las ciudades dan paso a acantilados, largas playas y pintorescos...
6
Esta corta ruta ofrece una introducción acelerada a lo mejor de Marruecos: sus ciudades y medinas ancestrales y la imponente cordillera del Atlas que se propaga en ondas por todo el país. Este...
Mapa
Marruecos

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.
iati seguros

Artículos más leídos

Casco antiguo de Tallin, Estonia
Los 10 mejores destinos calidad-precio para viajar en el 2018, según Lonely Planet. Este es el 'ranking' Best in Travel 2018.
SeanPavonePhoto / iStockphoto / Getty Images
Festival Noches Blancas, San Petersburgo, Rusia
La primavera se convierte en el mejor momento para viajar. Con el buen tiempo llegan festivales, fiestas y espectáculos que no hay que perderse.
Pavel L Photo and Video / Shutterstock
Mercado en Siem Reap, Camboya
Un excelente estímulo para viajar. Una particular vuelta al mundo de los sabores y a la diversidad gastronómica.
Daniela Cristina Rohner Vetter

Dónde dormir

Con más de 1.100.000 alojamientos e innumerables ofertas que se actualizan a diario, el viajero podrá reservar el hotel, la villa, el apartamento o incluso el riad ideal para disfrutar al máximo su estancia.
Booking.com