Bienvenidos a Marrakech

Aquí hay que venir preparado para una experiencia que sacude todos los sentidos. Músicos, vendedores de caracoles y hechiceros se congregan en Yamaa el Fna, desde donde unos callejones tortuosos de color ocre llevan a los zocos...

Bienvenidos a Marrakech

Aquí hay que venir preparado para una experiencia que sacude todos los sentidos. Músicos, vendedores de caracoles y hechiceros se congregan en Yamaa el Fna, desde donde unos callejones tortuosos de color ocre llevan a los zocos llenos de souvenirs. Aunque se pueden encontrar aires contemporáneos en el panorama artístico de la ciudad y en sus cafeterías, son los aromas y sonidos de la medina los que atraen a los viajeros. Es hora de calzarse unas babuchas puntiagudas y dejarse fascinar.

 
1
Dorothy y Toto tenían su Oz. Alicia tenía su País de las Maravillas. Y el viajero tiene la algazara indescriptible de Yamaa el Fna. Esta plaza tan caótica es el corazón y el alma de Marrakech.
2
Muasine es como un escaparate de los cambios que está viviendo la medina. Aunque sobreviven zonas de zoco tradicional con lámparas centelleantes y productos de piel de colores, una nueva oleada de...
3
Al norte de Yamaa el Fna se concentra el encanto ancestral de las caravanas de mercaderes de la ciudad. El aroma del comino y de la carne asada se combina en estos callejones, donde los rayos de sol...
4
La alta sociedad de Marrakech no era precisamente minimalista. Prueba de ello es un mausoleo por el que valdría la pena morir y los suntuosos palacios de antiguos pachás y sultanes. Cuando al viajero...
5
Si el viajero necesita un descanso del ajetreo de la medina, es hora de pasarse por la Ville Nouvelle (ciudad nueva), que está llena de parques frondosos, cafeterías, un circuito creciente de arte...
1
Si el mundo es un escenario, entonces Yamaa el Fna es el acto final, tamborileando y contoneándose con una algarabía de músicos y estímulos diversos. La única opción es unirse.
2
Esta escuela coránica de 1565 hace empequeñecer los azulejos de casa. La madraza de Ben Youssef es el edificio más bello de Marruecos, una verdadera obra maestra de diseño arabesco.
3
En este palacio del s. XIX vivía en su día la élite de Marrakech. Los artesanos marrakechíes no escatimaron nada para decorar sus salones, con zellij (mosaicos con trozos de azulejos) y zouak (madera...
4
El mausoleo del sultán Al-Mansur es un monumental despliegue de mármoles. Su construcción supuso un punto final exuberante para marcar el ocaso del poder de la época saadí.
5
El viajero puede descansar de los monumentos y el polvo de la medina en el Jardin Majorelle, creado por el pintor Jacques Majorelle y más tarde financiado por Yves Saint Laurent.
6
Se puede descubrir las formas de vida y los paisajes de Marruecos a través de una lente antigua. La colección de fotografías de época presenta una visión de Marruecos que ha pasado a la historia.
7
Mansión de la medina repleta de artesanía marroquí. La planta baja alberga las colecciones del Museo de las Artes Marroquíes, pero el verdadero atractivo son los techos zouak de la planta superior.
8
En este palacio abierto al público el viajero podrá hacerse una idea de cómo vivía en su día la alta sociedad marrakechí, rodeada de lujo y opulencia.
9
El minarete de piedra dorada de la mezquita de la Kutubía guarda la entrada de la medina desde tiempos de los almohades y sigue siendo el monumento más famoso e icónico de Marrakech.
10
Cuando el calor acecha, nada mejor que refugiarse a la sombra del palmeral (palmeraie) que limita con la ciudad, ya sea a lomos de un camello o en quad.
1
Se pasa la mañana explorando los zocos antes de que lleguen las aglomeraciones. Se goza del aroma de las especias en la plaza de Rahba Kedima y se hace una pausa para tomar un té a la menta en el Café...
2
Se recorren los callejones para ver los herreros golpeando el metal en el Souq Haddadine y luego se admira el pasado de Marrakech en la Maison de la Photographie. Se para en el Musée Boucharouite para...
3
Se toma un café y unos macarons en la Pâtisserie Amandine y se va al MACMA para admirar el arte orientalista. Se sigue con la temática artística paseando por la vieja residencia de pintores del Jardin...
4
Se descubre una zona más tranquila de la medina entre los derbs (callejones) que salen de la Rue Bab Doukkala, antes de entrar en el Henna Cafe a tomar un té a la menta y hacerse un tatuaje de henna...
Mapa

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.
iati seguros

Artículos más leídos

Puestos de comida en la plaza Yamaa el Fna, Marrakech, Marruecos
La cocina marroquí ofrece innumerables e irresistibles platos. Uno de ellos, el tajín, es una delicia de carne, fruta y frutos secos aderezados con especias.
Michael_Heffernan_Lonely_Planet
Las Vegas, Nevada, Estados Unidos
Algunas películas abren de par en par las puertas de algunos de los hoteles más famosos del mundo por 10 €, lo que cuesta una entrada de cine.
Blanca Del Río
Merzouga, desierto Marrakech, Marruecos
Un viaje de aventura entre carreteras, valles, gargantas, dunas y pueblos con historia. Marruecos es la puerta más accesible y segura a ese infinito desierto.
bachmont - Flickr

Dónde dormir

Con más de 1.750.000 alojamientos e innumerables ofertas que se actualizan a diario, el viajero podrá reservar el hotel, la villa, el apartamento o incluso el riad ideal para disfrutar al máximo su estancia.