Información y Consejos de Salud para ir a Nueva Zelanda

Sanidad en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda es uno de los países más seguros del mundo para el viajero. Enfermedades como la malaria y el tifus son insólitas, y la ausencia de serpientes venenosas y otros animales peligrosos hace menos arriesgadas las aventuras al aire libre que en la vecina Australia.

Antes de partir

Seguro médico para viajar a Nueva Zelanda

Es esencial tener un seguro médico. Aunque la asistencia sanitaria en Nueva Zelanda es buena y no resulta cara, en comparación con otros países, los gastos se pueden acumular y la repatriación puede dispararse.

Si el seguro no cubre los gastos médicos en el extranjero, conviene contratar una póliza extra; para consultar más información, véase la web de Lonely Planet. Es bueno saber si la compañía paga directamente a los proveedores o si reembolsa los gastos posteriormente al cliente.

Medicinas

Deben conservarse en sus envases originales, bien etiquetados. También se recomienda llevar una carta fechada y firmada por el médico que describa las patologías y tratamientos necesarios (incluidos los nombres genéricos), y justifique el uso de jeringas o agujas.

Vacunas

Para visitar Nueva Zelanda no se requiere ninguna, pero la OMS recomienda a todos los viajeros que estén vacunados de difteria, tétanos, sarampión, paperas, rubeola, varicela y polio, así como de hepatitis B, independientemente del destino. Conviene llevar un Certificado Internacional de Vacunación, con todas las vacunas que se hayan recibido.

En Nueva Zelanda

Disponibilidad y costes médicos 

Los hospitales públicos de Nueva Zelanda ofrecen una atención de alta calidad (gratis para residentes). Todos los viajeros tienen la asistencia cubierta en caso de accidentes ocurridos en el país (p.ej., de tráfico, o derivados de deportes de aventura) por el Fondo de Compensación de Accidentes (Accident Compensation Corporation; www.acc.co.nz). Los gastos resultantes del tratamiento de una enfermedad durante la estancia solo los cubrirá el seguro del viajero. Para más información, visítese www.health.govt.nz.

La línea telefónica gratuita Healthline (0800 611 116) ofrece asesoramiento sobre cuestiones de salud en todo el país las 24 h.

Riesgos medioambientales

No hay animales que entrañen peligro para los humanos, pero la hipotermia y los ahogamientos sí son riesgos a tener en cuenta.

Hipotermia

La hipotermia es un riesgo considerable, especialmente en invierno, y en las altitudes, siempre. La altura y/o los fuertes vientos pueden potenciar el frío y provocar hipotermia, incluso cuando las temperaturas son moderadas. Los primeros síntomas incluyen la pérdida de precisión en los movimientos (como al abrocharse los botones), temblores y dificultades al hablar. Para tratarla, hay que minimizar la pérdida de calor: quitar la ropa mojada, poner ropa seca con capas resistentes al viento y al agua, y consumir agua y carbohidratos para que los temblores suban la temperatura interna. En casos de hipotermia grave, los temblores desaparecen; en ese caso, además de todo lo anterior, es necesaria la evacuación urgente y la atención médica.

Playas de surf

Nueva Zelanda tiene unas playas excepcionales para el surf. La fuerza del oleaje puede fluctuar según la inclinación del lecho marino: las corrientes de resaca son habituales y a veces se producen ahogamientos. Antes de aventurarse al mar conviene consultar a las organizaciones de socorrismo locales y tener presente las limitaciones propias.

Enfermedades infecciosas

Al margen de las enfermedades de transmisión sexual habituales (tómense las precauciones de costumbre), el parásito de la giardiasis está muy extendido en los cursos de agua del país; no es recomendable beber agua de arroyos o lagos sin haber sido tratada previamente. Una forma eficaz de prevenir la enfermedad es hervir el agua o usar filtros o yodo. Los síntomas son diarrea intermitente, hinchazón abdominal y gases. El tinidazole y el metronidazole son tratamientos efectivos.

Medicamentos

En las farmacias del país se venden medicamentos sin receta, incluidos analgésicos, antihistamínicos y productos para la piel. Para otros medicamentos, como antibióticos o píldoras anticonceptivas, se precisa receta médica. Si se sigue algún tratamiento, habrá que llevar un suministro suficiente y su nombre genérico o composición, pues las marcas varían de un país a otro.

Agua potable

Los estrictos tratamientos hacen que el agua del grifo sea potable en todo el país.

Seguridad

Nueva Zelanda no es más peligrosa que otros países, pero aun así se registran delitos con violencia, de modo que hay que extremar las precauciones por la noche y en zonas remotas.

  • Nueva Zelanda se ubica entre dos placas tectónicas que ocasionalmente causan terremotos.
  • Los robos en vehículos son un problema; evítese dejar artículos de valor dentro.
  • El clima en Nueva Zelanda es impredecible y la hipotermia en cotas altas, un riesgo importante.
  • En el mar, hay que estar alerta a las corrientes, ya que pueden arrastrar.
  • Las carreteras deparan peligros como turistas distraídos con el mapa, autocaravanas que ocupan toda la calzada y ovejas.
  • Hay que usar repelente de mosquitos en las zonas costeras.

Seguro de viaje para viajar a Nueva Zelanda

  • Es esencial tener un buen seguro de viaje que cubra posibles robos, pérdidas y asistencia médica. Algunas pólizas excluyen específicamente las “actividades peligrosas” como el buceo, el puenting, el rafting, el esquí y hasta el senderismo. Si se tiene pensado practicar alguno de estos deportes (muy habituales en Nueva Zelanda), conviene asegurarse de que la póliza lo cubre.
  • La ley neozelandesa no contempla la posibilidad de poner una demanda por daños personales (salvo los punitivos). En lugar de ello, el Fondo de Compensación de Accidentes (ACC; www.acc.co.nz) administra un programa de compensaciones que ofrece un seguro en caso de accidente a residentes y visitantes, sea cual sea la falta. No obstante, dicho programa no exime de la necesidad de contar con un buen seguro, pues no incluye aspectos como una situación de baja médica, tratamiento en el país de origen o compensación por enfermedad crónica.
  • Tal vez se prefiera un seguro que abone directamente los gastos médicos y de hospitales en lugar de tener que pagar in situ y reclamar a la aseguradora después, en cuyo caso deberá guardarse toda la documentación y las facturas. Algunas pólizas exigen que se llame (a cobro revertido) a un centro del país de origen para realizar una evaluación inmediata del problema. Hay que comprobar que el seguro cubra también los desplazamientos en ambulancia y la repatriación aérea de emergencia.

Informarse es importante

Antes y durante el viaje recomendamos que cualquier información relacionada con seguridad, salud, trámites administrativos como la expedición de visados, etc. sea verificada con el Ministerio de Asuntos Exteriores del país del viajero.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Mariposas monarca, Michoacán, México
¿Dónde viajar en febrero? Febrero será el mes más corto del año pero alberga algunas de sus mejores aventuras; no hay que olvidarse que febrero es también un buen mes para viajar.
Breck_P._Kent_Shutterstock
Año del Cerdo en China
¿Cuál es tu destino según el signo del horóscopo chino? Hoy se celebra el Año Nuevo Chino y el 2019 es el año del adorable cerdo. Si ese no es tu animal ¿dónde deberías viajar?
Leeyakorn06_Shutterstock
Carretera hacia Canterbury, Isla Sur, Nueva Zelanda
Una ruta por carretera por Nueva Zelanda que nos acerca a los Alpes del Sur, uno de los viajes más espectaculares por Nueva Zelanda.
NurIsmailPhotography_Getty_Images