Deportes y actividades Cerdeña

Cerdeña al aire libre

La impresionante costa y el montañoso interior hacen de Cerdeña el escenario perfecto para muchas actividades que van desde el senderismo y la escalada a la espeleología, el ciclismo en ruta y el de montaña. Mar a dentro, las puras aguas seducen a piragüistas, buzos, surfistas y a practicantes de kitesurf. Y, a la hora de relajarse, están las playas, bodegas y los pintorescos paseos en tren.

En tierra firme

Senderismo

El frondoso y montañoso interior, la sin duda espectacular costa y la gran red de senderos hacen de Cerdeña un lugar ideal para el senderismo. Hay una gran variedad de rutas, desde arduas pistas de montaña hasta senderos de costa junto a los acantilados. Sea cual sea el nivel físico, siempre hay algo a medida. En cualquier ruta se puede apreciar lo grande, desierta y tremendamente hermosa que es la isla.

A medio camino de la costa este, el Parco Nazionale del Golfo di Orosei e del Gennargentu cuenta con espléndidas rutas con caminos que se abren paso precariamente por acantilados que caen a mares de un azul intenso y un interior escarpado. Las populares, con razón, rutas de medio día se adentran en las profundidades del majestuoso Gola Su Gorropu y acaban en Tiscali, un pueblo prehistórico en ruinas, al final de la caliza formación rocosa. Para quien busque algo más difícil y costero está Selvaggio Blu, una ruta única de siete días para expertos. Hay que tener conocimientos de escalada, rápel y navegación. Se considera una de las rutas más duras de Europa.

Más al norte, la pinosa cima del monte Limbara (1359 m), cerca de Tempio Pausania, ofrece una excelente caminata que atraviesa los místicos parajes de granito de la Gallura, moldeados por el viento, como el cabo Testa. El bosque estatal Le Prigionette, cerca de Alghero, es una excelente opción para dar paseos por la costa, con su rocoso litoral, boques y abundante fauna.

Al sur, se puede hacer senderismo por la deshabitada y verde campiña cerca de Montiferru (1050 m) y en La Giara di Gesturi, una enorme meseta elevada en la que hay caballos salvajes.

Para un agradable paseo por la costa mientras se divisan halcones de Eleonora se puede ir al cabo Sandalo, en la tranquila Isola di San Pietro, coronado por un faro.

Escalada

La vertiginosa costa y el fascinantemente y escarpado interior hacen de Cerdeña un paraíso de la escalada. La isla cuenta con unas 4000 rutas de escalada deportiva y unas 1000 de varios largos, que se balancean por paredes rocosas de granito, caliza y basalto.

Se recomienda conseguir un ejemplar de Pietra di Luna, la guía de escalada definitiva de Maurizio Oviglia (la página web www.pietradiluna.com también da una idea general práctica).

Otros recursos útiles son páginas como Climb Europe (www.climb-europe.com) y www.sardiniaclimb.com; ambas suponen un buen comienzo. Si se busca cursos y campamentos se puede consultar Climbing Sardania (www.climbingsardinia.com).

Algunas de las zonas más concurridas para escalar son Gonone y Ulassai, en el este; el cabo Caccia, en el noroeste; y Domusnovas, en el suroeste.

Ciclismo

El inmenso cielo, la brisa marina y un par de pedales son los mejores aliados para escapar de las masas, recorrer las carreteras secundarias y descubrir la verdadera Cerdeña.

Hay mucho ciclismo de carretera, sobre todo en primavera y otoño, cuando hay menos tráfico, la isla florece y las temperaturas son muy agradables. La SS125, una de las carreteras de la lista de imprescindibles para ciclistas, constituye todo un reto ya que se desliza en espiral por una zona montañosa agreste entre Dorgali y Santa Maria Navarrese. En la costa oeste, se puede recorrer la espectacular carretera costera que va desde el sur de Alghero hasta Bosa.

Los amantes del ciclismo de montaña pueden ponerse a prueba en las remotas cimas de Ogliastra, cuyas empinadas bajadas acaban en el reluciente Mediterráneo. Hay un montón de vías magníficas de interior, campo a través y senderos estrechos para quienes quieran un poco de ascenso. Algunos se adentran en preciosos bosques olvidados de encinas y pinos; otros recorren antiguas sendas de mulas que usaban los pastores y carboneros de la isla.

La bicicleta también es una forma tranquila de explorar las islas que bordean Cerdeña, como la Isola di San Pietro y la deshabitada isla de la Asinara.

Bike Tour Sardinia (www.biketoursardinia.com) y Sardinia Cycling (www.sardiniacycling.com) son páginas útiles.

Paseos a caballo

Cerdeña cuenta con excelentes opciones para montar a caballo. Horse Country Resort, cerca de Arborea, es el centro ecuestre más grande de la isla y tiene una amplia gama de ofertas. Otra opción es explorar la verde isla Caprera a caballo o la fabulosa costa cerca de San Teodoro con Maneggio La Cinta.

Los precios rondan los 35 € por 1½ h de ruta.

Mar adentro

‘Windsurf’

Porto Pollo, en la costa noreste de Cerdeña, recibe deportistas de toda Europa para enfrentarse al viento bravío que sopla en el canal entre Cerdeña y Córcega. Los principiantes también pueden probar suerte en las tranquilas y resguardadas aguas de la bahía.

Otro sitio concurrido es la preciosa Spiaggia della Pelosa, en la costa noroeste; las aguas protegidas de la Spiaggia Mugoni cerca de Alghero; San Teodoro, en el litoral noreste; la península del Sinis, al oeste; y la playa de Poetto de Cagliari.

Hay centros de windsurf por toda la isla, con equipos de alquiler y clases para todos los niveles. Hay que contar con hasta 20 €/h por alquiler y unos 160 € por un curso de dos días.

‘Kitesurf’

En Cerdeña hay un kitesurf de primera gracias a los fuertes vientos que azotan las costas más expuestas de la isla, de los mejores de Italia. Hay varias escuelas para debutantes y curtidos veteranos. Quien esté muy interesado debe ir al oeste, a la preciosa franja de arena blanca de Putzu Idu, en la remota península del Sinis. Is Benas Surf Club aprovecha al máximo sus espléndidas olas. En septiembre, la región acoge el Open Water Challenge Oristano (www.eolowindsurf.com), un evento de tres días de kitesurf, windsurf y surf de remo.

Porto Pollo, en el extremo norte de la isla, es otro de los sitios más concurridos para hacer kitesurf, con vientos constantes y vistas deslumbrantes en el celeste estrecho de Bonifacio y hacia Córcega. Pro Center MB alquila equipos y da clases, al igual que Sporting Club Sardinia. San Teodoro, en el extremo este, es otro lugar magnífico, con la escuela Wet Dreams. En septiembre se celebra aquí el Extreme Fun Games.

Surf

La ubicación de Cerdeña hace que tenga olas pequeñas y medianas durante todo el año, sobre todo en la costa oeste, donde el oleaje llega desde el Mediterráneo. Aunque el invierno es la mejor época, también se puede practicar en primavera y otoño.

Los surfistas más entregados deben ir a la península del Sinis, al noroeste de Oristano, donde las olas alcanzan los 4 m, cerca del silvestre Capo Mannu. Otras zonas son las playas próximas a Chia, Buggerru y Masua, en la costa de Iglesias. En el norte, Porto Ferro, una pequeña bahía al norte de Alghero, es popular entre los surfistas locales.

El alquiler de tablas parte de 20 € diarios.

Submarinismo

Tan solo un vistazo a las azules aguas de Cerdeña, de las más claras del Mediterráneo, basta para que los buzos se mueran de ganas de sumergirse para investigar grutas ocultas y ruinas sumergidas. Las cuevas, gargantas y acantilados dan paso a un Edén submarino lleno de coral y ruinas. Se pueden ver atunes, barracudas, meros e incluso tortugas, delfines e (inofensivos) tiburones.

Las islas rocosas que bordean Cerdeña son uno de los mejores sitios para bucear, como la isla di San Pietro, en el suroeste; la isla Tavolara, en el noreste; y las aguas protegidas del archipiélago de La Maddalena, en el norte.

Hay muchas escuelas con cursos e inmersiones guiadas para todos los niveles de abril a octubre. El coste oscila entre 40 € por una inmersión con un tanque, 420 por el curso Open Water de PADI y 20 € diarios de alquiler de equipo.

Rutas en barco

Navegar por las cristalinas aguas de Cerdeña es algo típico en las vacaciones de verano. Se puede botar un barco en Carloforte y poner rumbo a las recónditas calas de la Isola di San Pietro o ir hacia el norte a las islas de granito y aguas protegidas con una gran fauna marina en el Parco Nazionale dell’Arcipelago di La Maddalena. Esta es la mejor forma, y a veces la única, de llegar a bahías aisladas y al reluciente golfo de Orosei, el espectacular tramo de costa que va hasta Gonone.

El Sporting Club Sardinia, en Porto Pollo, tiene cursos de varios niveles, al igual que el Club della Vela, cerca de Alghero. Un curso de cinco clases básicas de vela cuesta un mínimo de 250 €.El alquiler de un velero sale por unos 1500 € semanales, mientras que el de una lancha neumática (gommone) cuesta entre 100-150 € diarios.

Sailing Sardinia (www.sailingsardinia.it) es un recurso fiable y actualizado con enlaces a empresas de alquiler.

Kayak

Hay pocas experiencias en Cerdeña que superen el júbilo de avanzar hacia calas ocultas al pausado ritmo de los remos. Gonone, al este de la isla, es un buen comienzo para quien practique este deporte en el mar y desee aventurarse en el golfo de Orosei, repleto de calas; Prima Sardegna alquila kayaks. Otra posibilidad es poner rumbo sur a Cardedu para ver los impresionantes farallones y calas de la costa de Ogliastra con Cardedu Kayak. Organizan excursiones y alquilan equipos para quien prefiera ir por cuenta propia.

El alquiler de un kayak sale por 25 € al día.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Riomaggiore, Italia
Duncan Garwood ha pasado 15 años viajando por Italia para Lonely Planet. Él explica por qué no renunciará a viajar por este maravilloso país.
Bonade_Alfredo_500px
Playa de Cerdeña, Italia
Las blanquísimas playas de Cerdeña y el azul increíble de sus aguas se comparan a menudo con las del Caribe. Estas son algunas de las mejores playas de Cerdeña.
Pawel_Kazmierczak_Shutterstock
Yacimiento arqueológico Su Nuraxi, Barumini, Cerdeña, Italia
Cerdeña, destino de playa, cuenta también con uno de los patrimonios arquitectónicos más ricos del Mediterráneo.
Valery_Rokhin_Shutterstock