Información y Consejos de Salud para ir a Panamá

No se requieren vacunas para ir a Panamá, pero se recomiendan las de la fiebre amarilla, el tifus, la rabia y las hepatitis A y B. Conviene ir al médico con antelación, ya que muchas vacunas no generan inmunidad hasta al menos 2 semanas después de su administración. Hay que solicitar un Certificado Internacional de Vacunación, obligatorio para países que exigen pruebas de vacunación contra la fiebre amarilla.

El agua del grifo es potable en Panamá, salvo en Bocas del Toro y en la comarca de Guna Yala. Se aconseja a los viajeros recién llegados que empiecen con el agua embotellada y un consumo mínimo de agua del grifo.

La Organización Mundial de la Salud publica un libro soberbio titulado Viajes internacionales y salud, que revisan todos los años y está disponible en línea gratis ( interés general es el de MD Travel Health (www.mdtravelhealth.com), con recomendaciones sanitarias para viajeros a cualquier país, actualizadas a diario, y también gratis. También se pueden encontrar recomendaciones e información práctica en http://www.exteriores.gob.es/Embajadas/PANAMA/es/Embajada/Paginas/Recomendaciones.aspx?IdP=142

Antes de partir

Seguro

  • Antes del viaje, conviene contratar un seguro de viaje que cubra robos, pérdidas y problemas médicos.
  • Hay que leer la letra pequeña. Algunos seguros excluyen actividades peligrosas, que pueden incluir el buceo con tubo, los paseos en moto e incluso el senderismo.
  • Conviene buscar seguros que paguen a los médicos u hospitales, en vez de exigir un pago in situ y luego la reclamación del reembolso.
  • Si hay que reclamar después, será necesario conservar toda la documentación.
  • Conviene comprobar que el seguro cubra gastos de ambulancia y vuelo de urgencia al país de procedencia.

Botiquín

  • Paracetamol (Tylenol) o aspirina
  • Esparadrapo
  • Pomada antibacteriana (como Bactroban) para cortes y abrasiones
  • Antibióticos
  • Antidiarreicos (como loperamida)
  • Antihistamínicos (para alergia al polen y otras reacciones alérgicas)
  • Antiinflamatorios (como ibuprofeno)
  • Vendas, gasas, rollos de gasa
  • Repelente de insectos con DEET para la piel
  • Pastillas para la malaria (recomendadas para Darién)
  • Sales para rehidratación oral
  • Espray contra insectos con permetrina para la ropa, las tiendas y las mosquiteras
  • Navaja
  • Tijeras, imperdibles, pinzas
  • Crema con esteroides o cortisona (para la hiedra venenosa y otras erupciones alérgicas)
  • Protector solar
  • Jeringas y agujas esterilizadas
  • Termómetro

Asistencia médica y coste

En Panamá

En Ciudad de Panamá y en David hay buena asistencia médica accesible sin problemas, pero en el resto del país está limitada. La mayor parte de los médicos y hospitales esperan pagos en metálico, aunque el viajero tenga un seguro médico de viaje.

Enfermedades infecciosas

Chikungunya

La fiebre chikungunya es un virus transmitido por los mosquitos. Los síntomas frecuentes son fiebre y dolor articular, aunque se pueden sufrir dolor de cabeza, dolor muscular, inflamación de articulaciones o erupciones. Como no hay vacuna ni tratamiento, los viajeros deben evitar las picaduras de mosquito usando repelente de insectos, mangas largas y pantalones largos, y permaneciendo en interiores. Visítese www.cdc.gov para consultar información actualizada.

Dengue

La fiebre del dengue (fiebre quebrantahuesos) es una infección vírica transmitida por mosquitos que crían en aguas estancadas. Es común en zonas densamente pobladas y entornos urbanos. Los síntomas, parecidos a los de la gripe, incluyen fiebre, dolor muscular, dolor articular, dolor de cabeza, náusea y vómitos, seguidos normalmente por erupción. Muchos casos se curan en pocos días. Hay que tomar analgésicos como paracetamol (Tylenol) y beber muchos líquidos. Los casos graves pueden requerir hospitalización. Panamá ha registrado recientemente casos dentro del país.

Hepatitis A

La vacuna de la hepatitis A es extremadamente segura y efectiva. Se trata de la segunda infección más relacionada con los viajes (después de la diarrea del viajero) y es una infección vírica del hígado transmitida al ingerir agua, comida o hielo contaminados. Los síntomas son fiebre, malestar, ictericia, náusea, vómitos y dolor abdominal. Muchos casos se curan sin complicaciones, aunque la hepatitis A provoca a veces daños graves en el hígado. No hay tratamiento.

Hepatitis B

Se trata de una infección vírica transmitida por contacto sexual o exposición a sangre infectada, generalmente por transfusiones de sangre o agujas contaminadas. La vacuna es segura y muy efectiva. Se necesitan tres inyecciones para generar la inmunidad total.

Leishmaniasis

Está presente en zonas rurales y boscosas de todo Panamá, sobre todo en las regiones del este y del centro-sur. Provoca úlceras de evolución lenta en el cuerpo, pero la infección puede generalizarse, sobre todo en personas con VIH. Se transmite por picaduras de flebótomos. Para protegerse, hay que seguir las mismas precauciones que con los mosquitos, con una malla más fina sobre las mosquiteras (al menos 18 agujeros cada 2,5 cm).

Leptospirosis

Se transmite por exposición al agua contaminada con la orina de animales infectados. El mayor riesgo se presenta en épocas de inundaciones, cuando las aguas residuales pueden emanar y contaminar recursos acuáticos. Los síntomas iniciales se asemejan a los de una gripe leve y suelen remitir en pocos días, pero una minoría de casos se complica con ictericia y meningitis. Para minimizar el riesgo hay que permanecer lejos de cuerpos de agua dulce que puedan estar contaminados por orina animal.

Malaria

Se transmite por picaduras de mosquito, normalmente al anochecer y al amanecer. La fiebre, con picos altos, puede ir acompañada de escalofríos, sudores, dolor de cabeza, dolor corporal, debilidad, vómitos o diarrea. Hay casos graves que derivan en convulsiones, confusión, coma y la muerte.

Se recomienda llevar pastillas contra la malaria a las zonas rurales de las provincias del Canal de Panamá y la comarca ngöbe-buglé. Ha habido casos raros en las provincias de Bocas del Toro, Colón y Veraguas.

La mejor prevención es protegerse contra las picaduras de mosquito. Si aparece la fiebre una vez de vuelta en casa, hay que ir al médico, pues los síntomas de la malaria pueden tardar meses en presentarse.

Rabia

En Panamá, la rabia la transmiten sobre todo los murciélagos vampiro. Si se sufre la mordedura de un animal, hay que lavar bien la herida e ir al médico para determinar si hace falta más tratamiento. Se recomienda la vacuna si se van a visitar zonas salvajes, dado que Panamá no cuenta con la inmunoglobulina que las víctimas sin vacunar necesitan en el momento (conseguirla supone un vuelo urgente fuera del país).

Diarrea del viajero

Para prevenir la diarrea del viajero, hay que evitar el agua del grifo sin tratar, comer fruta o verdura fresca que esté cocinada o pelada y ser muy selectivo con la comida de los puestos callejeros.

Si se sufre diarrea, conviene beber muchos líquidos, preferiblemente una solución de rehidratación oral con mucha sal y azúcar. Unas pocas deposiciones sueltas no requieren tratamiento, pero si se empiezan a tener más de cuatro o cinco al día, hay que tomar un antibiótico (por lo general, un fármaco con quinolona) y un agente antidiarreico (como la loperamida). Si la diarrea contiene sangre o persiste más de 72 h, o va acompañada de fiebre, escalofríos o dolor abdominal grave, hay que buscar asistencia médica.

Tifus

Lo provoca la ingestión de comida o agua contaminadas por el Salmonella typhi; la fiebre se presenta en casi todos los casos. Otros síntomas son dolor de cabeza, malestar, dolor muscular, mareos, pérdida de apetito, náuseas y dolor abdominal. Pueden presentarse diarrea o estreñimiento. Entre las posibles complicaciones están la perforación intestinal o el sangrado, la confusión, el delirio y, raras veces, el coma.

La vacuna suele ser de administración oral, pero también la hay en inyección. El fármaco de tratamiento suele ser un antibiótico con quinolona como la ciprofloxacina (Cipro) o el levofloxacino (Levaquin).

Fiebre amarilla

Es una infección vírica mortal y la transmiten los mosquitos en zonas boscosas. Los síntomas son como los de la gripe, con fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor de espalda, pérdida de apetito, náuseas y vómitos. Algunos pacientes pasan a una segunda fase tóxica que puede conducir a la muerte.

Se recomienda la vacuna para viajeros que vayan a Chepo, Darién y la zona continental de Guna Yala.

Zika

El virus del zika se transmite por la picadura de un mosquito infectado de la especie Aedes. Los síntomas comunes son fiebre, erupción, dolor articular y conjuntivitis. La mayor parte de las víctimas experimentan una enfermedad leve con síntomas que duran entre varios días y una semana. Dado que el zika puede provocar daños cerebrales a los bebés en el útero, las mujeres embarazadas deben evitar visitar zonas que sean focos de zika. El virus también puede transmitirse por vía sexual a través de una pareja infectada. Al no haber vacuna ni tratamiento, los viajeros deben evitar picaduras de mosquito usando repelente de insectos, mangas largas y pantalones largos, y permaneciendo en interiores. En www.cdc.gov hay información actualizada.

Informarse es importante

Antes y durante el viaje recomendamos que cualquier información relacionada con seguridad, salud, trámites administrativos como la expedición de visados, etc. sea verificada con el Ministerio de Asuntos Exteriores del país del viajero.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Estatuas de Buda en el templo Isurumuniya, Anuradhapura, Sri Lanka
Best in Travel 2019: los mejores destinos para viajar en 2019 elegidos por Lonely Planet. ¡Descubre los 10 mejores países del 2019!
eFesenkoi_Shutterstock
Playa Rangiroa, Polinesia Francesa
Selección de algunas de las playas más bonitas del mundo, todas envueltas en la magnética y paradisiaca atmósfera del trópico.
Vpommeyrol / Getty Images
Sri Lanka
En 2013 hay lugares que celebran aniversarios importantes, eventos culturales extraordinarios y acontecimientos que merecen un viaje.
Igor Uriarte Capetillo