Scheunenviertel

Paseando sin rumbo por Scheunenviertel (barrio del granero), uno de los barrios más antiguos y carismáticos de Berlín, se hallarán encantadoras sorpresas inesperadas: un patio idílico, una galería de arte contemporáneo, una boutique de moda o una sala de baile de la Belle Époque. Desde la reunificación, la zona ha recuperado su papel histórico como principal barrio judío de Berlín.

Lo mejor en un día

Desde la parada de Nordbahnhof del S-Bahn, se empieza el día con un profundo estudio del Muro de Berlín en el Gedenkstätte Berliner Mauer. Se sigue por Bernauer Strasse al este hasta Brunnenstrasse, y allí o se va al sur a ver galerías, tiendas y cafeterías, o se toma el U8 hasta Rosenthaler Platz para comer en el Chèn Chè.

Se pasa la tarde por Scheunenviertel y los Hackesche Höfe, con sus tiendas de moda y accesorios. Se pasea por Alte Schönhauser Strasse, Neue Schönhauser Strasse, Münzstrasse, Rosenthaler Strasse y sus calles laterales. Se observa el arte del KW Institute for Contemporary Art y se saborea un café en el Café Bravo, en el patio. Los interesados en la comunidad judía de Berlín pueden visitar la Neue Synagoge y la Haus Schwarzenberg.

Se reserva para cenar comida alemana moderna en el Katz Orange o el Pauly Saal. Después se toma un cóctel en el Buck and Breck y se conquista la pista de baile retro de la Clärchens Ballhaus.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Hong Kong
10 destinos para disfrutar de viajar solo. Una lista de lugares según los intereses de cada uno: 'raves', reiki, ciclismo, turismo...
Ekaphon_maneechot_Shutterstock
Caffe e Gelato, Berlín, Alemania
Berlín es un destino maravilloso para los 'gourmets'. La pasión berlinesa por lo moderno y lo nuevo también se refleja en la gastronomía.
Mario_Tarantino_Lonely_Planet
Hackesche Höfe, Scheunenviertel, Berlín
Dos nuevas excusas para una escapada a Berlín. Schöneberg y Scheunenviertel, dos barrios que atraen a los propios berlineses.
visitBerlin / Wolfgang Scholvien