Celebrando el año Beethoven en Bonn, la ciudad que lo vio nacer

Texto por
Andrea Schulte-Peevers, autora de Lonely Planet
Panorámica de Bonn, Alemania
travelview_Shutterstock

Himno a la alegría en Bonn: Beethoven cumple 250 años

Bonn y Beethoven son inseparables, como las fresas y la nata. En esta pequeña ciudad junto al Rin nació el genio en 1770 y, si hacemos las cuentas, eso significa que en el 2020 Beethoven celebraría un gran cumpleaños. Gracias a este festejo, cualquier visita a Bonn a lo largo de este año será una experiencia de lo más musical.

Esculturas que representan a Beethoven, obra de Ottmar Hoerl, Bonn, Alemania

Las esculturas que representan a Beethoven, obra de Ottmar Hoerl, simbolizan el 250º aniversario de su nacimiento © Giacomo Zucca / Bundesstadt Bonn

 

Desde el mes de diciembre del 2019 la ciudad de Bonn celebra el Beethoven Anniversary Year, una gran fiesta en honor al gran genio de la ciudad con un buen número de programas culturales, eventos y exposiciones.  

 

Los imprescindibles del año Beethoven en Bonn:

Conocer a Beethoven en su casa

La humilde casa donde Beethoven llegó al mundo es rosa y tiene contraventanas verdes, y se halla en la zona peatonal adoquinada de Bonn, unos 30 km río Rin arriba desde Colonia. Desde 1889 ha sido museo y lugar de peregrinaje bajo el nombre de Beethoven-Haus. Después de las reformas, cuenta con una nueva sala de música y con exposiciones temporales en un ala nueva, pero seguirá siendo la cueva del tesoro de los recuerdos del gran compositor.

Los visitantes que recorran las habitaciones de la casa, que parecen sacadas de una casa de muñecas, podrán admirar partituras originales, imaginar al genio sentado en su último gran piano, observar un par de mechones de pelo blanco enmarcados y sorprenderse ante las enormes trompetillas que usó para combatir la creciente sordera que le acuciaba.

 

Casa natal de Beethoven en Bonn, Alemania

Visitando la casa natal de Beethoven en Bonn © No_limit_pictures / Getty Images

 

La mayoría de los visitantes suelen pasar mucho tiempo contemplando la pieza más preciada –e inquietante– de la exposición: la máscara mortuoria original de Beethoven. Modelada por el pintor Josef Danhauser en Viena apenas unas horas después de que el genio exhalara su último aliento, revela al compositor como un hombre demacrado, con las mejillas hundidas, los labios caídos y una amplia frente de la cual brotaron algunos de los más grandes éxitos de la música clásica.

 

Guía Lonely Planet Best in Travel 2020

 

2020, un año de música

¡Chan-cha-cha-chaaan! No hace falta ser un erudito para reconocer las cuatro primeras e imponentes notas de la Quinta Sinfonía de Beethoven; o el conmovedor tema de la que quizá sea su obra más famosa, la Novena Sinfonía, el ‘Himno de la alegría’, elegido himno oficial europeo en 1972. Precisamente, una interpretación de la Novena Sinfonía, con su mensaje de paz y humanidad, será el gran punto final de las celebraciones el 17 de diciembre del 2020, exactamente 250 años después del bautizo de Beethoven. Daniel Barenboim, el famoso director de orquesta, llevará la batuta de este concierto de gala, programado para completar un año de música, conferencias, proyecciones y eventos infantiles y para adolescentes.  

 

Beethovenfest, Bonn

Bonn cobra vida con la música cada año durante el Beethovenfest © Michael Sondermann / Bundesstadt Bonn

 

Entre los eventos más destacados se incluyen visitas de orquestas mundialmente famosas, como la London Symphony Orchestra que dirige Sir Simon Rattle.

También habrá dos ediciones (en primavera y en otoño del 2020) del festival musical anual Beethovenfest, una exposición sobre el significado de la Novena Sinfonía en diversas culturas del mundo, y conciertos donde se interpretará música experimental a lo largo del recorrido que va de Bonn a Viena.

Las celebraciones del año del aniversario también incluirán una iniciativa única llamada Beethoven Pastoral Project, una campaña por el medioambiente inspirada por la Sinfonía Pastoral, o Sinfonía Nº 6, que celebra la naturaleza y que culminará el día 5 de junio, Día Mundial del Medioambiente. Finalmente, la ciudad contará con ‘Beethoven Story’, un conjunto de 22 pilares multimedia instalados en puntos de paso biográficos y que ayudarán a los visitantes a comprender cómo Bonn dio forma al hombre que hay detrás de la música y viceversa.

 

Uno de los pilares multimedia de ‘Beethoven Story’, Bonn

Uno de los pilares multimedia de ‘Beethoven Story’ en Bonn © Beethoven Jubiläums GmbH

 

El Bonn de Beethoven

Beethoven pasó los 22 primeros años de su vida en Bonn antes de marcharse a Viena. El Bonn de su infancia era una pequeña ciudad amurallada, acentuada por varios edificios que han sobrevivido al tiempo y a las guerras hasta hoy, incluido el inmodesto palacio de los príncipes electores de Colonia, el Kurfürstliches Schloss (hoy el edificio principal de la universidad), el ayuntamiento de estilo rococó decorado en oro y plata, y la catedral medieval con sus gallardas torrecillas cubiertas de pizarra.

La basílica preside la Münsterplatz, una plaza adoquinada donde se alza el primer monumento público dedicado a Beethoven, inaugurado con motivo del 75º aniversario de su nacimiento. La escultura le muestra digno y distante, sobre un pedestal de piedra, ataviado con una capa plisada y sujetando una pluma y una partitura musical. 

 

Monumento público dedicado a Beethoven en la Münsterplatz de Bonn

El monumento público dedicado a Beethoven en la Münsterplatz © Michael Sondermann / Bundesstadt Bonn

 

Al fondo, la famosa catedral se alza sobre las tumbas de dos soldados romanos que sufrieron martirio en el s. III y que después fueron nombrados santos patrones de la ciudad. También son un recordatorio de que Bonn, fundada por los romanos en el s. I d.C., es en realidad una de las ciudades más antiguas de Alemania. Otros vestigios del pasado, que se remontan hasta la época de los neandertales, forman el grueso de las exposiciones del vecino LandesMuseum Bonn, el museo de historia regional. 

Pero fue en otra iglesia, la elegante St Remigiuskirche, en el cercano Brüdergasse, donde los padres de Beethoven contrajeron matrimonio y donde el pequeño Ludwig recibió el bautismo. Le pusieron el nombre de su abuelo, el pater familias, un consumado músico que, además, era el director de la orquesta de la corte. La pila bautismal de mármol sigue allí, suavemente iluminada por la luz que se filtra a través de los esbeltos y alargados ventanales góticos. Sin embargo, el órgano de la iglesia, que Beethoven tocaría unos años después, quedó totalmente destruido tras los bombardeos de la II Guerra Mundial. 

 

 

Destino Alemania

 

 

El Bonn moderno

Unos 1,5 km al sureste del casco antiguo, Bonn presume de un aspecto más moderno. Es la zona de Bundesviertel, el distrito gubernamental construido después de 1949, cuando Bonn desplazó a Frankfurt como capital de la recién fundada República Federal de Alemania. Pese a que el gobierno federal de la Alemania unificada se trasladó a Berlín en 1999, este barrio no se convirtió en una zona fantasma. Cuenta con un campus de la ONU, junto a otras instituciones federales.

Un circuito autoguiado, llamado Weg der Demokratie (“El Camino de la Democracia”), conecta edificios de la época de la Guerra Fría como el salón de plenos donde el Bundestag (el parlamento alemán) solía marcar el tono de sus políticas, y la Villa Hammerschmidt, la que antaño fuera residencia oficial del presidente alemán. También está la Haus der Geschichte (“Casa de la Historia”), que brinda una cautivadora inmersión en la historia de Alemania de después de la II Guerra Mundial y es, con razón, uno de los museos más visitados del país.

 

El Kunstmuseum de Bonn

El Kunstmuseum de Bonn © Giacomo Zucca / Bundesstadt Bonn

 

La Casa de la Historia forma parte del conjunto de flamantes museos que dotan a Bonn de una inmensa huella cultural. En ese sentido, una exquisitez para los amantes del arte es el Kunstmuseum, ubicado en una estructura sorprendentemente minimalista con una escalinata principal que tiene forma de reloj de arena. En su interior aguarda al visitante un festín del arte del s. XX que realza con orgullo las obras de August Macke y otros expresionistas renanos. Es buena idea aprovechar la visita para contemplar la última exposición que albergue el adyacente Bundeskunsthalle, que no solo se centra en el arte, también abarca campos como la ciencia, la historia, la tecnología y el medioambiente. 

 

 

Otras ciudades alemanas que mercen una visita:

Una escapada a Hamburgo para disfrutar de la música

Rincones de Múnich: guía para principiantes

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.