Hacia rutas salvajes

Hacia rutas salvajes

Este circuito es para los amantes de la naturaleza. Aquí encontrarán montañas boscosas, ríos furiosos y pequeñas islas recónditas.

Se empieza por el Shenandoah National Park, una preciosa extensión de naturaleza que rodea el macizo de Blue Ridge, que debe su nombre al color azulado que lucen sus montañas al contemplarlas desde lejos, a través de la neblina cerúlea. El viajero disfrutará recorriendo carreteras bellísimas y emprendiendo excursiones inolvidables. Cuenta con 800 km de senderos (incluidos los 160 km de la ruta de los Apalaches) entre flores silvestres, cascadas en verano y mantos de hojas en otoño. Unas horas al oeste se encuentra el Monongahela National Forest, donde se podrán escalar las Seneca Rocks o recorrer la ruta del río Greenbrier en bicicleta. Los amantes de los deportes de aventura serán muy felices en el cercano New River Gorge National River. Varias empresas ofrecen material y descenso de aguas bravas en los famosos rápidos de clase V.

Lo siguiente es dirigirse al Great Smoky Mountains National Park. Es el parque más concurrido de EE UU, pero se pueden evitar las multitudes haciendo rutas a pie o en kayak (¡un estudio ha demostrado que el 95% de los turistas no se alejan más de 100 m de sus coches!). Después de un día al aire libre entre picos cubiertos de brezo, nada mejor que volver a Gatlinburg, el pueblo que está rodeado por el parque.

Pasada la primera semana, es hora de prepararse para la sinuosa carretera que atraviesa las montañas hacia la costa. El premio es llegar a las Outer Banks, islas de apacibles pueblos de playa, llenas de heladerías y moteles regentados por abuelos. No hay que perderse el cabo Hatteras, con sus dunas impecables, sus pantanos y sus bosques. También se puede tomar el ferri hasta la remota isla de Ocracoke para ver ponis salvajes. También pueden verse caballos salvajes en la isla de Assateague, entre Virginia y Maryland (al norte), poseedora de magníficas playas recónditas y un paisaje ideal para observar aves, remar, pescar o buscar cangrejos.

Si quedan ganas, se puede ir a la playa de Rehoboth, muy familiar (y frecuentada por gais), con lindas casas, entretenimientos para niños y un largo paseo marítimo.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Nueva York, kayak gratis
Visitar Nueva York no tiene porqué ser carísimo. Aquí hay 25 cosas que se pueden hacer dentro y alrededor de la Gran Manzana sin gastar un centavo.
Ashanti_Mallit_Shutterstock
Destino para proponer matrimonio
Algunos de los mejores sitios del mundo para declararse a alguien y pedirle matrimonio. No hay más que decir que “Sí” en uno de estos 10 destinos.
Robert_Daly_Getty_Images
City Hall, Filadelfia, EE UU
Desde Nueva York hasta Seúl, aquí van ocho lugares que figuran en la lista de nominados en los Óscar al Premio de la Academia 2020 a la Mejor Película.
Sean_Pavone_Shutterstock