Primer día

Se empieza con un paseo por el mercado de pescado y por los canales, o con un crucero por el canal. Se sube al Belfort para gozar de las vistas y se ve la reliquia más sagrada de Brujas en la Basiliek van het Heilig Bloed.

Se almuerza en De Belegde Boterham antes de disfrutar del arte belga en el Groeningemuseum y recorrer el apacible Begijnhof, con parada obligada en la casa museo. Luego se puede visitar la Brouwerij De Halve Maan, donde se fabrica la Brugse Zot. Una opción para cenar es Den Dyver, seguida del pub más antiguo de la ciudad, el pintoresco Herberg Vlissinghe.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Vista de la ciudad de Brujas, Bélgica
Recorrer la encantadora Brujas subidos a una bicicleta para descubrir secretos ocultos tras fachadas medievales y surcar paisajes de suave belleza.