Los Everglades, un espacio natural sin parangón

Texto por
Varios autores de Lonely Planet
Everglades National Park, Florida, costa este de EE UU
pisaphotography_Shutterstock

En un país donde la belleza natural abunda, los Everglades destacan sobremanera

No hay zona natural en EE UU como los Everglades. Los nativos americanos lo llaman el “río de hierba”, y no es solo un humedal, un pantano, un lago, un río, una pradera o un pastizal; es todo eso, entreverado de una serie de suaves horizontes, dilatadas vistas, puestas de sol que se extienden por todo el campo de visión y una sana población de reptiles de la época de los dinosaurios.

Everglades National Park, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet Everglades National Park, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet

La verdadera majestuosidad de esta región del sur de Florida, a poco más de 1 h de Miami, se encuentra en el lento goteo del agua sobre la hierba de una pradera, antes de caer en una corriente surcada por caimanes y nutrias que, tras atravesar marismas y juncales, desemboca en la explosión de color turquesa de la bahía de Florida.

La mejor época para ir a los Everglades

En los Everglades hay dos temporadas: la húmeda, en verano, y la seca, en invierno. El invierno –de diciembre a abril– es el mejor momento, con un tiempo suave y agradable, y fauna en abundancia. En verano –de mayo a octubre– hace mucho calor y por la tarde son frecuentes las tormentas. Además, en la temporada de lluvias se convierte en un río ancho como el horizonte y los animales se dispersan.

 

Everglades National Park, Florida, EE UU © mariakraynova / Shutterstock Everglades National Park, Florida, EE UU © mariakraynova / Shutterstock

Cómo explorar los Everglades

En los Everglades parece que no pasa el tiempo, por lo que parece más apropiado explorarlos a pie, en bicicleta, en canoa o en kayak (e incluso acampar) que subirse a un ruidoso hidrodeslizador. Hay una increíble variedad de criaturas que ver entre la naturaleza subtropical, y puntos de entrada accesibles desde donde llegar al corazón de los Everglades en unas pocas horas.

Cómo llegar a los Everglades desde Miami

La mayor zona natural subtropical de EE UU continental tiene fácil acceso desde Miami. Los Everglades, que abarcan los 129 km más meridionales de Florida, están limitados por el océano Atlántico al este y el golfo de México al oeste.

 

Little Havana, Miami, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet Little Havana, Miami, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet

El Tamiami Trail/Hwy 41 va de este a oeste, paralelo a la más septentrional (y menos interesante) Alligator Alley/I-75. El Tamiami Trail/Hwy 41 empieza en la calle Ocho, en la Pequeña Habana de Miami y atraviesa los Everglades hasta el golfo de México. Por la Hwy 41 pueden recorrerse decenas de kilómetros al oeste y varios mundos diferentes desde la ciudad. Este recorrido lleva a la parte norte del parque, pasando por largos paisajes de bosques inundados, salones de apuestas, pantanos llenos de bichos, puestos de comida y otros lugares de la vieja Florida.

 

Homestead, Everglades, Florida, EE UU © BorisVetshev / Shutterstock Homestead, Everglades, Florida, EE UU © BorisVetshev / Shutterstock

Si se va desde Miami por la US1, Homestead es la puerta de entrada al Everglades National Park por el este y una buena base de operaciones, sobre todo si también se van a visitar los cayos. Homestead (y la vecina Florida City, unos 3 km al sur), no resultan muy atractivos al llegar, sin embargo, si se mira bien, tiene curiosidades extrañas como un ‘castillo’ construido a solas por un inmigrante enamorado, un centro de rescate de animales exóticos, una bodega que muestra productos de Florida, una prometedora cervecería y uno de los mejores mercados agrícolas de EE UU.

 

Everglades National Park, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet Everglades National Park, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet

Everglades National Park

Esta vasta zona natural ocupa 607 000 Ha y hay mucho que ver y hacer. Se puede espiar a los caimanes mientras toman el sol de mediodía y las garzas acechan pacientemente las aguas cercanas en busca de presa, ir en kayak por canales de enmarañados manglares y lagos tranquilos, o vadear trabajosamente las aguas turbias y enfangadas hasta la rodilla en medio de cúpulas de cipreses. Hay paseos a la puesta de sol por pasarelas de madera en medio de los nacientes destellos de aves cantoras y atisbos de caimanes que nadan a la luz de la luna por estrechos canales en busca de la cena. Se puede hacer acampada, circuitos en bicicleta y actividades con los guardas forestales que contribuyen a dar vida a la magia del lugar. El mayor desafío es decidir por dónde empezar.

 

Everglades National Park, Florida, EE UU © Ian Kennedy / Shutterstock Everglades National Park, Florida, EE UU © Ian Kennedy / Shutterstock

Hay tres entradas y tres zonas principales en el parque: una en el sureste, cerca de Homestead y Florida City (sector de Ernest Coe); otra en el norte del Tamiami Trail (sector del valle de Shark); y una tercera en la costa noroeste (sector de la costa del Golfo), pasada Everglades City. Los sectores del valle de Shark y la costa del Golfo se suceden geográficamente, pero la zona de Ernest Coe está totalmente separada.

El precio de la entrada incluye todo el parque, y es válida para siete días consecutivos. Como el Tamiami Trail es una carretera pública, no se puede entrar a los lugares de interés del parque nacional por ella, salvo por el valle de Shark. En la mitad sur del parque, hay un puesto con personal que controla el acceso a todos los lugares de interés por la carretera que va de Ernest Coe a Flamingo.

 

Everglades National Park, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet Everglades National Park, Florida, EE UU © Justin Foulkes / Lonely Planet

Hace falta un automóvil para entrar en los Everglades y, una vez dentro, llevar un buen par de botas para caminar es esencial. También ayuda tener canoa o kayak; se pueden alquilar en las tiendas situadas dentro y fuera del parque, o hacer recorridos guiados. Las bicicletas son apropiadas para las carreteras planas del Everglades National Park, sobre todo en la zona entre Ernest Coe y Flamingo Point. Los arcenes de las carreteras suelen ser estrechos y peligrosos.

 

'Chickee' en el Everglades National Park, Florida, EE UU © Willliam Eugene Dummitt / Shutterstock 'Chickee' en el Everglades National Park, Florida, EE UU © Willliam Eugene Dummitt / Shutterstock

Hay tres tipos de campamentos: en la playa, en las playas de conchas de la costa y en algunas de las 10 000 Islas. Los campamentos son montículos de tierra apilados sobre manglares y chickees, las tradicionales casas seminolas, construidas sobre pilotes por encima del nivel del agua con techumbre de paja. Las chickees, que tienen aseos, son la opción más ‘lujosa’; es genial dormir en una especie de balsa levitando sobre el agua. Los campamentos en tierra suelen estar más llenos de insectos.

Si se rema por la zona y se ve una isla que parece agradable para acampar pero no es un camping, hay que tener cuidado, porque se puede acabar sumergido cuando cambie la marea.

 

Acampada en el Everglades National Park, Florida, EE UU © Chris Hill / Shutterstock Acampada en el Everglades National Park, Florida, EE UU © Chris Hill / Shutterstock

Consejos para visitar el Everglades National Park

  • Hay que aprovisionarse antes de entrar al parque. Homestead o Florida City son las mejores opciones si se va a los Southern Everglades. Si se va al Tamiami Trail, uno puede abastecerse en Miami.
  • Almacenar comida en un recipiente pequeño a prueba de mapaches (disponible en tiendas de equipamiento).
  • Enterrar los residuos al menos a 25 cm de profundidad (en algunos campamentos, la tierra es dura).
  • Usar hornillo portátil para cocinar. Solo se permite hacer hogueras en la playa, y solo se puede quemar madera muerta o caída.

 

Otros lugares de interés:

La Costa Esmeralda de Florida 

Miami, playas y edificios ‘art déco’

Best in the U.S. 2018

Península superior de Michigan

Costa de Georgia

La belleza de las islas mínimas

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.