Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Estambul

Viajar a Estambul

Algunas ciudades históricas son la suma de sus monumentos, pero otras, como Estambul, son mucho más que eso. En Estambul pueden visitarse iglesias bizantinas y mezquitas otomanas, comprar en tiendas elegantes por la tarde y salir de marcha toda la noche por locales nocturnos con mucho glamour. En pocos minutos se suceden las llamadas a la oración desde los minaretes del casco antiguo, las estruendosas sirenas de los ferries que navegan entre Europa y Asia, y los gritos del vendedor ambulante de turno que anuncia sus productos frescos a pleno pulmón. En otras palabras, esta maravillosa metrópoli es todo un ejercicio de seducción sensorial.

Si se pregunta a los estambulitas qué es lo que más les gusta de su ciudad, se encogerán de hombros, sonreirán, y dirán sencillamente que no hay otra igual. Si el viajero pasa en Estambul unos cuantos días, sabrá exactamente a qué se refieren.

Fuente: Turquía 6 (marzo del 2011)