Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Hong Kong

Viajar a Hong Kong

Hong Kong es pura adrenalina. Los rascacielos invaden las verdes laderas tropicales y, junto a un puerto repleto de cargueros y juncos con motor, iluminan la noche con luces de neón. En sus concurridas calles comparten espacio hoteles de cinco estrellas y viejos bloques de viviendas.

Aquí los millonarios se conceden lujos asiáticos, aunque se puede disfrutar de la ciudad sin gastar una fortuna. El paseo en barco por el puerto, por 2 HK$, es tal vez el crucero con mejor relación calidad-precio del mundo. La visita a algún mercado es otra gran experiencia a bajo precio, así como el paseo por uno de los muchos parques de la ciudad, ideal para escapar del bullicio.

A esta ciudad le encanta también la gastronomía, y ofrece lo mejor de China y del mundo. Hong Kong recompensa sobre todo a aquellos interesados en nuevas experiencias, ya sea probar el sabor de las medusas, explorar sus pueblos medio desiertos o pasear por las playas más alejadas del neón y el acero.

Fuente: China 4 (mayo del 2011)