Siete magníficas razones para viajar a Sumatra

Sumatra, Indonesia
Anna Ibáñez Cantí

Sumatra, una de las 11 000 islas de Indonesia, es uno de los últimos destinos de aventura, un lugar donde se pueden surfear las mejores olas del planeta, o abrirse paso por la espesa selva tropical en busca de los orangutanes de pelo rojizo. Volcanes, selvas, paraísos submarinos, orangutanes, surf…

1. Descansar unos días en las frescas orillas del Danau Toba y tomar unas copas con los divertidos bataks

El Danau Toba ha sido durante décadas un destino obligado para los viajeros que recorrían Sumatra: es el lago más grande del sureste asiático, un magnífico lago de color azul, a una gran altitud y entre los picos volcánicos de Sumatra. Aquí vive el pueblo cristiano batak que ahora recibe muy amablemente a los visitantes aunque en el pasado figuró entre los pueblos más guerreros de la isla. Una de las poblaciones del lago es Tuk Tuk, el pueblo que ofrece la mayor concentración de instalaciones turísticas de la zona.

2. Observar orangutanes en las selvas vírgenes de Bukit Lawang

Los bosques que rodean esta turística localidad forman parte del enorme Parque Nacional de Gunung Leuser, una de las selvas tropicales con más biodiversidad del mundo. Aquí viven hasta ocho especies de primates, además de tigres, rinocerontes, elefantes y leopardos. El famoso centro de orangutanes de Bukit, hogar de unos 5000, fue fundado en 1973 para ayudar a los primates a readaptarse a la vida salvaje después de la cautividad. Desde entonces se han introducido 200 orangutanes en la selva, y desde 1996 no se admiten más porque se considera que el centro está saturado. Se les alimenta de 8.30 a 9.30 y de 15.00 a 16.00 h. y estos son los únicos momentos en que está permitido que los visitantes accedan al parque nacional sin un guía. Las excursiones por el Parque Nacional requieren guía y pueden durar desde 3 horas hasta varios días.

3. Escalar hasta los humeantes picos de los volcanes que rodean el pueblo montañés de Berastagi

Este fresco retiro rural en las altas montañas volcánicas fue construido por los comerciantes holandeses para escapar del calor infernal de Medan, la capital de la isla. Hoy sigue siendo una escapada perfecta para refrescarse un poco y aunque la ciudad en si no es muy bonita, es el punto de partida para escalar los volcanes (el Gunung Sinabung al oeste y el humeante Gunung Sibayak al norte) por los muchos senderos que los rodean. Se recomienda ir con guía ya que no están muy bien señalizados.

4. Nadar con tiburones y tortugas en el jardín de coral que hay ante Pulau Weh, un paraíso submarino

En realidad es poco más que una roca tropical que sobresale del extremo de Sumatra pero se ha convertido en uno de los mejores destinos submarinos del mundo: submarinistas y buceadores con tubo disfrutan de unas magníficas paredes que son auténticos miradores marítimos, profundos cañones y pináculos de roca, maravillándose de los gigantescos peces prehistóricos que las pueblan. Pulau Web es la guinda del viaje para muchos de los viajeros que llegan a Sumatra.

5. Recorrer el corazón del pueblo matriarcal de los minangkabau

Desde el tranquilo valle de Harau hasta el espectacular Danau Maninjau, un espectacular lago volcánico a 460 m por encima de nivel del mar, que nos permitirá nadar y navegar en canoa, este recorrido es pura aventura. La caldera volcánica está cubierta de selva tropical, con cascadas ocultas y aldeas tradicionales. Es la región de los minagkabau y para verlos se puede ir hasta el estrecho valle de Harau, entre arrozales y acantilados. El valle es también la zona de escalada con mejores instalaciones de Sumatra.

6. Vivir una auténtica experiencia selvática en los bosques húmedos que rodean Ketambe en el Parque Nacional de Gunung Leuser

Este parque y zona de conservación de la diversidad biológica es uno de los más importantes del mundo. En los límites viven algunas de las especies más exóticas del planeta en peligro de extinción, como tigres, rinocerontes, elefantes y orangutanes. Aunque no son fáciles de ver, hay otras muchas especies de enorme interés. Además, por encima de los 1500 m, la bruma permanente ha creado bosques de musgo ricos en epifitas y orquídeas (entre las flores raras figuran dos miembros de la familia rafflesia, la flor más grande del mundo). El principal centro turístico del parque nacional es Ketambe, con parada de autobuses y algunas casas de huéspedes. A pesar de ello, es uno de los sitios más tranquilos del norte de Sumatra, perfecto para hacer excursiones por la selva, o practicar rafting o senderismo.

7. Disfrutar del sueño surfista por las islas remotas de la costa occidental, como las Mentawai y las Banyak

Las Mentawai están muy cerca de tierra firme pero se mantuvieron aisladas hasta el siglo XIX por las fuertes corrientes, los vientos y los corales cortantes que las rodean. Hoy son destinos soñados para viajeros independientes en busca de experiencias auténticas, y también para surfistas de todo el mudo, que califican sus intemporales olas de experiencia única. Las islas Banyak son la imagen típica de la isla tropical con palmeras, arena blanca y aguas cristalinas. Son 99 islas, casi todas deshabitadas, que se han convertido en objeto de deseo de los surfistas. Además se puede hacer buceo con tubo para descubrir los magníficos fondos coralinos.

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.