Secretos para la serenidad a través de las culturas del mundo #1: Bután

Texto por
Varios autores de Lonely Planet
Punakha Dzong, Bután
Kateryna_Mashkevych_Shuttesrtock

Un baño de tranquilidad, según la cultura butanesa

  • Secreto para la serenidad: Limpiar el estrés
  • Tradición: Baño de piedras calientes
  • Momento: Cualquiera
  • Origen: Bután
Destino Bután

 

En la lengua dzongkha se denomina dotsho y es una práctica equivalente al onsen japonés, el hammam turco o la sauna escandinava.

No se tienen demasiado datos acerca del nacimiento y la historia del dotsho, aunque se cree que en su origen se trataba de un pasatiempo de la gente adinerada, que ideaba ceremonias rituales en torno a los baños en las fechas más auspiciosas.

Las motivaciones principales para realizarlo eran el aseo y ahuyentar el frío himalayo, pero en Bután siguen creyendo que estos baños tienen propiedades medicinales y sirven para curar afecciones leves de la piel, problemas de articulaciones, artritis y otras tantas enfermedades. El aire y el conjunto de los componentes naturales que forman parte del baño –agua, madera, fuego y tierra (las piedras y las hierbas)– favorecen el sosiego físico y mental.

El ritual es el mismo, ya sea al aire libre o en un lugar cubierto: se llena una bañera de madera con agua fresca previamente recogida del manantial. Después, se recogen piedras blancas del tamaño aproximado de un balón de rugby del lecho de riachuelos locales, se calientan al máximo en una hoguera y se introducen en la bañera, calentando el agua y liberando minerales sulfurados con efecto terapéutico. También se añaden hojas de plantas curativas que hidratan la piel y liberan aromas naturales. Cuanto más caliente está el agua, mejor, y si la frente del bañista brilla, señal de que el tratamiento está haciendo efecto y comienza a eliminar las dolencias del cuerpo.

Hoy en día un baño de piedras calientes es un buen modo de cuidarse y mimarse, aunque también sirve un relajante baño caliente casero enriquecido con aceites aromáticos y sales de baño. Para darle un toque más auténtico, siempre se pueden añadir hojas de romero fresco o de lavanda.

 

 

#QuedateEnCasa #ViajamosDesdeCasa

 

 

Nuestras guías