La vuelta al mundo en un crucero, un viaje increíble

Texto por
Jude Deveraux, autora de Lonely Planet
El barco Silver Whisper de la compañía Silversea realiza la vuelta al mundo
www.silversea.com

Un crucero de vuelta al mundo: de San Francisco a Londres, pasando por 5 continentes

La primera palabra que describe un crucero de vuelta al mundo de cuatro meses es “lujo”. Tras pasar el día viendo, haciendo y aprendiendo cosas, se disfruta de una cena con vino y una cama con sábanas de alta calidad. La segunda palabra es “amistad”. A diferencia de un crucero corto, donde los pasajeros solo hablan con su grupo, un viaje tan largo convierte el barco en un pueblo flotante lleno de personas de todo el mundo con intereses similares, que forjarán amistades para siempre. Los cruceros de vuelta al mundo son ideales para viajeros solos, pues ofrecen seguridad y compañía.

guía Lonely Planet Los mejores viajes en barco por todo el mundo

Pocas personas pueden permitirse un crucero de vuelta el mundo, pero la experiencia es inolvidable. Empieza con un vuelo en clase preferente (incluido en el precio) hasta el punto de embarque. Las maletas se han enviado antes, por lo que solo se viaja con el equipaje de mano. La primera noche, ofrecen una cena de gala de bienvenida, llena de abrazos de amigos que vuelven a verse. Como el itinerario es diferente en cada crucero, muchas personas van todos los años y se definen a sí mismas como “Worlders”. Tras pasar la noche en un hotel de cinco estrellas, los pasajeros son conducidos al barco, donde los mayordomos los obsequian con copas de champán. Como cabría esperar en una aventura tan desmesurada de varios meses, se tira la casa por la ventana.

 

La Grand Royal Suite del Silver Whisper, un crucero de vuelta al mundo

La Grand Royal Suite del Silver Whisper © www.silversea.com

 

Los camarotes están listos y las maletas esperan dentro. Las suites están amuebladas suntuosamente; la mayoría tienen balcón y su tamaño va desde 27 m2 hasta las enormes Owner’s Suites. Todas cuentan con los mismos servicios: lavandería y plancha gratis, TV con películas recientes, internet 24 h, baño de mármol y vestidor. Puesto que se pasan cuatro meses en el barco, los detalles del alojamiento son importantes. Los mayordomos rellenarán la nevera, ya que toda la comida y bebida está incluida en el precio. ¿Un martini helado a las 18.00? ¿Una tabla de quesos exóticos para acompañar? El mayordomo los servirá. 

Gran parte del viaje transcurre en alta mar, y a todo el mundo le encantan esos días. Hay muchas cosas que hacer a bordo: charlas, partidas de cartas, clases de baile, fotografía y arte, gimnasio, demostraciones de cocina, voleibol en la piscina... incluso una clase de aquaeróbic que pone a bailar a tripulantes y  pasajeros. Pero lo mejor es poder conocer al resto del pasaje.

 

El restaurante La Terrazza del Silver Whisper, un crucero de vuelta al mundo

Restaurante La Terrazza del Silver Whisper © www.silversea.com

 

Hay comida fresca y deliciosa por doquier. El barco cuenta con cuatro restaurantes, unos más elegantes y otros más informales, sin asignación de asientos. El suntuoso té de la tarde incluye pasteles y sándwiches. En cuanto uno se sienta en cualquier parte, le preguntan si desea comer o beber algo. El servicio de habitaciones funciona las 24 h.

El Silver Whisper es un barco pequeño (382 pasajeros, 302 miembros de la tripulación) y puede atracar en lugares impracticables para barcos grandes. En los puertos, el recibimiento suele incluir espectáculos típicos, y los lugares visitados son el sueño de cualquier fotógrafo. El tamaño del barco también significa que no es necesario hacer cola para nada. En cada puerto (aprox. 50) se ofrecen excursiones, desde breves y fáciles hasta salidas de todo el día con almuerzo regional. También abundan las actividades de todo tipo, activas y sedentarias. Las excursiones son de pago, pero a los “Worlders” se les asignan 4000 US$ por camarote para gastar. También se pueden contratar circuitos terrestres completamente guiados: ir en avión a Bután, Beijing o Myanmar, ver la Gran Muralla o el Taj Mahal, dormir en una tienda de safari y despertar con el ruido de los hipopótamos... Al regresar al barco, espera una toalla fresca y champán. Es una forma opulenta de viajar.

 

Una de las piscinas del Silver Whisper, un crucero de vuelta al mundo

Una de las piscinas del Silver Whisper © www.silversea.com

 

Es posible reservar segmentos sueltos del viaje, pero los “Worlders” que realizan el crucero completo tienen derecho a eventos especiales, como espectáculos típicos, exposiciones privadas y sitios abiertos en exclusiva para ellos.

El desembarque final es triste, pues nadie se quiere ir. La gente se abraza, se intercambia las direcciones y promete volver a verse en otro crucero. Es una costumbre adictiva.

 

La vida a bordo del crucero

El ambiente a bordo es cordial y hospitalario, pues el personal enseguida se aprende los nombres y preferencias de cada pasajero. Los espacios comunes son para todos los gustos; unos son para charlar y conocer gente, otros para descansar. La elección es libre.

 

Un crucero de vuelta al mundo en el Silver Whisper

© www.silversea.com

 

Hay que llevar tres tipos de ropa. Primero, de algodón o lino para las excursiones. Las camisas que se puedan remangar son útiles para protegerse del sol, y un sombrero es fundamental. Segundo, ropa bonita para llevar en el barco. Las camisetas y pantalones cortos son aceptables, pero no hay que vestirse como para lavar el coche. Tercero, atuendos elegantes para la noche. Las veladas de gala, los caballeros visten esmoquin y las señoras se ponen de punta en blanco; otra opción es quedarse en el camarote y pedir algo de la carta de la cena al servicio de habitaciones. Para las excursiones, es útil una mochila pequeña o bolso de mano. Se debe llevar ropa de lluvia y chaqueta para los días fríos.

 

Un viaje con más lujo

El barco ofrece muchas excursiones por tierra, pero los pasajeros pueden organizar las suyas. La empresa Abercrombie & Kent, que organiza muchas excursiones de Silversea, también reserva viajes independientes; la agencia de viajes puede coordinarlo. El barco ofrece coches particulares (de pago) en cada puerto, con un chófer/guía que lleva a donde se desee. En muchos sitios se ofrecen vuelos panorámicos en helicóptero. El personal de excursiones de a bordo es excelente y encuentra todo lo que se desee.

 

Un crucero de vuelta al mundo en el Silver Whisper

© www.silversea.com

 

Cómo hacer realidad el crucero de vuelta al mundo

El viaje puede contratarse directamente con Silversea (preferiblemente con varios meses de antelación), pero las agencias de viajes especializadas en cruceros tienen excelentes ofertas y ventajas. Si la agencia está afiliada a organizaciones como Virtuoso o Signature, ofrecerá excursiones privadas exclusivas. Después de reservar, hay que consultar qué visados se necesitan en la página web de Silversea. Los formularios para China, Rusia e India son extensos y la tramitación de los visados puede durar meses. Superados estos
obstáculos, no hay que preocuparse de planificar nada más.

 

 

Qué hacer en algunos de los destinos en los que para el crucero de vuelta al mundo:

Guía rápida de los mejores barrios de San Francisco

Dónde encontrar los mejores sitios para bucear en Oriente Próximo

Lo mejor de Santo Tomé y Príncipe, la lejana isla-nación africana

 

¡Apúntate a nuestra newsletter y explora el mundo con Lonely Planet!

Nuestras guías