Cómo aprender idiomas sin salir de casa: apps y métodos para el estudio

Texto por
Orla Neligan, autora de Lonely Planet
Aprender idiomas sin salir de casa
Hero_Images_Getty_Images

Las mejores formas de aprender idiomas sin tener que salir de casa

¿Aprender chino? ¿Estudiar o mejorar el inglés? Ahora que hay que quedarse en casa, es un buen momento para aprender algún idioma que nos llame la atención. Orla Neligan, autora de Lonely Planet, explica las mejores formas de aprenderlo sin tener que salir de casa.

Aprender un idioma sin salir de casa

Organizarse por objetivos factibles es fundamental © fizkes / Shutterstock

 

1. Marcarse objetivos y adquirir hábitos para el aprendizaje

Como todo aquello que queremos dominar, el aprendizaje de un idioma es mejor cuando nos organizamos por objetivos asequibles.

No tiene sentido pretender hablar con fluidez hoy si el mes que viene nos venimos abajo ante el primer obstáculo y nos rendimos del todo. Debemos preguntarnos qué es lo que queremos conseguir y para cuándo, y dedicarnos a ello cada día.

Phil McGowan, director de verbMAPS, recomienda marcarse un objetivo tangible, como ser capaz de leer un periódico o una revista extranjera sin tener que usar un diccionario. Pero hay que elegir revistas y periódicos nos gusten; si de entrada ya no leeríamos cosas como Grúas mecánicas hoy o Moda de muñecas, en otro idioma tampoco nos despertarían ningún interés.   

 

Aprender un idioma sin salir de casa

Es básico el aprendizaje de las palabras más comunes de un idioma © fizkes / Shuttestock

 

2. Aprender lo básico

"¿Eres alérgica a las llamas?” muy probablemente no sea una de las frases más importantes a aprender, de modo que memorizar palabras que muy probablemente no vamos a necesitar puede ser una pérdida de tiempo, por no decir que un aburrimiento.

Pese a que el Oxford English Dictionary contiene más de 170 000 palabras, un hablante nativo solo utiliza, aproximadamente, un 10% de esas palabras. Existen estudios que han demostrado que las 100 palabras más comunes de cualquier idioma conforman el 50% de toda la comunicación hablada.

Un buen recurso es fluent-forever.com, que cuenta con una lista de más de 600 palabras para comunicarse en cualquier idioma y están organizadas por temas para que puedan memorizarse mejor.


Aprender un idioma con las guías para conversar de Lonely Planet

 

3. El método de la deconstrucción del aprendizaje

El famoso hiperpolíglota (persona versada en muchos idiomas) Cardinal Giuseppe Mezzofanti hablaba, presuntamente, 72 idiomas; y eso ocurría en el s. XVIII. ¿Cuál fue su método? Aprenderse el Padre Nuestro en cada idioma. Aquello le permitió sintetizar los ritmos naturales de cada uno de esos idiomas.

El autor y podcaster estadounidense Tim Ferris habla cinco idiomas con fluidez y usa un truco similar: 12 frases sencillas que deconstruyen y exponen la mayor parte de un idioma. “Yo me como la manzana, John me da la manzana, es su manzana; este tipo de frases me permiten comprender la arquitectura de cada idioma: el pasado, los pronombres, etc.”, explica Ferris, quien siempre tiene esas frases a mano en una página para poder recurrir a ellas con regularidad.

Según Ferris, lo que estudias es más importante que el cómo lo estudias: se saca más partido a unas horas de estudio si se estudian palabras de uso muy frecuente. Ferris recomienda trabajar con entre 10 y 20 tarjetas por día, disponibles en webs como ankiweb.net.

 

Aprender un idioma sin salir de casa

¿Quién dijo que aprender un idioma era difícil? © Rokas Tenys / Shutterstock

 

4. La televisión, también ayuda

Los jugadores sudamericanos de la Major League de béisbol han dicho más de una vez en alguna entrevista que mejoraron su inglés viendo la serie de televisión Friends.

Del mismo modo, las telenovelas sudamericanas, con sus argumentos repetitivos y sus emociones desatadas, han ayudado a muchos estudiantes de español a cubrir el hueco que hay entre los libros de texto y la forma en la que la gente habla en el mundo real (si se lleva bien lo del melodrama, claro).

Pero si alguien pasa mucho tiempo viendo Netflix, podría incluso aprender idiomas desde la comodidad de su sofá a la vez que disfruta de películas o series como Cinema Paradiso, Las chicas del cable y Goodbye Lenin, gracias a la herramienta LLN (Language Learning with Netflix) que permite al espectador ver películas y series extranjeras con subtítulos en el idioma original, pausando de forma automática para ayudar al oyente a absorber el lenguaje que intenta aprender. 


Cómo aprender idiomas viendo una serie de Netflix

 

5. Apps de idiomas que ayudan a aprender 

No es probable que terminemos escribiendo novelas en francés, pero dedicar unos minutos al día a apps de idiomas como Duolingo o Babbel permite aprender frases de conversación básicas. Desde su lanzamiento en el 2012, más de 30 millones de personas se han descargado la app gratuita Duolingo, que ofrece clases por medio de desafíos de juegos. 

“Aprender un idioma suele ser una maratón, y no un esprint”, advierte Michaela Kron, directora de relaciones públicas de Duolingo. “Todo el mundo tiene un nivel diferente, y existe la idea equivocada de que la fluidez es el objetivo a alcanzar, cuando, en realidad, aprender un idioma no significa aprenderlo todo. Utilizamos la inteligencia artificial para contestar las respuestas individuales y hacer que sea divertido”.

La respuesta automatizada cuando un alumno comete un error facilita comprender ese error, y los 13 cursos también ofrecen consejos prácticos. “Para sacar el máximo partido a Duolingo, recomendamos convertir la práctica de un idioma en un hábito diario”, explica Kron, quien también recomienda utilizar las historias de Duolingo y los podcasts como herramientas de aprendizaje paralelas para los alumnos.

 

Aprender un idioma sin salir de casa

Se puede aprender un idioma escuchando la radio internacional © Pixel-Shot / Shutterstock

 

6. Aprender idiomas con TuneIn, la radio por internet de todo el mundo 

A la gente ‘multitarea’ que quiera aprender un idioma mientras limpia la casa, por ejemplo, el políglota irlandés Benny Lewis les propone escuchar emisoras de radio extranjeras en streaming a través de TuneIn para procurarse un contexto de inmersión lingüística.

También hay muchos podcasts interesantes sobre un amplio abanico de temas y estilos. En particular, News in Slow, disponible en francés, italiano y español, ofrece noticias lo suficientemente despacio para poder entenderlas sin frustrarse demasiado.

De forma similar, Slow Chinese y Slow German son ideales para principiantes, y Coffee Break Languages revoluciona el típico formato de ‘listen and repeat’ (escuchar y repetir) con lecciones más desenfadadas y naturales, como si una fuera a tomarse un café, pero que permiten desarrollar las competencias lingüísticas, la confianza y los conocimientos culturales.

 

7. Rutinas diarias que ayudan en el aprendizaje del idioma

“Conviene aprovechar cada ocasión que surja para exponerse al nuevo idioma”, afirma la traductora y conferenciante TED rusa Olga Dmitrochenkova.

Ella sugiere etiquetar todos los objetos de la casa con su nombre en el idioma que se desea aprender, leer libros infantiles y artículos de periódicos, ver charlas TED y TEDx subtituladas, probar a resetear el idioma del teléfono o hablar con la mascota y contestar a los miembros de la familia en el idioma que se quiere aprender. “Estas cosas sencillas pueden ayudar mucho a aprender nuevas palabras enseguida”.

 

Aprender un idioma sin salir de casa

Hablar en línea con un nativo es una buena forma de practicar un idioma © insta photos / Shutterstock

 

8. Comunicarse con una persona nativa para aprender su idioma

Pero para ganar perspectiva y crítica, no hay nada como hablar con una persona nativa. Ahora es posible hacerlo sin levantarse del sofá gracias a la plataforma en línea italki.com, que conecta estudiantes con maestros de todo el mundo a través de clases individuales, al ritmo que cada uno elija y con el horario que mejor se adecue a sus necesidades.

La conversación guiada se hace a través de sesiones de Skype o FaceTime, y las tarifas son económicas (desde 9€/h); también pueden ser útiles las sesiones de prueba de 30 min que se ofrecen cuando una se apunta y que permiten probar a diferentes maestros sin compromiso.

Y quien prefiera una experiencia de aprendizaje idiomático más ‘extracorpórea’ puede unirse al mundo tridimensional de Second Life, donde una combinación de maestros ‘avatar’ de escuelas como Cyprus Chat y LEO orientan al usuario a través de una serie de situaciones simuladas de ‘vida real’, como ir a comprar al supermercado, o en aventuras más emocionantes, como presentarse al casting de una película. ¿Quién dijo que aprender un idioma era aburrido?

 

 

#QuedateEnCasa #ViajamosDesdeCasa

 

Nuestras guías