Los 5 imprescindibles en la Ruta del Quijote

Estatua de don Quijote en Toboso, España

A pie, en bici o en coche cualquier opción es buena para combatir molinos de viento y conocer el Toboso de Dulcinea de la misma forma que lo hiciera el Quijote en su aventura. 

Este 2016 se cumplen 400 años del fallecimiento de uno de los grandes genios de la literatura universal, Miguel de Cervantes. Para celebrarlo, en Loneny Planet Traveller te proponemos adentrarte en tierras castellanas reproduciendo el mismo itinerario que recorrieron don Quijote y Sancho Panza. Más de 2.400 kilómetros de caminos históricos, villas centenarias y espacios naturales que ya son todo un referente turístico y literario.

Venta Don Quijote en Puerto Lápice

1. Puerto Lápice

Miguel de Cervantes escribió que Puerto Lápice fue testigo de numerosas y diversas aventuras de don Quijote. Tiene sentido. Este pequeño pueblo de poco más de 900 habitantes era muy conocido y transitado entre caminantes y mercaderes. En el siglo XVI, solo contaba con algunas posadas y ventas y era lugar de descanso para las diligencias y carruajes. En la actualidad es la Venta don Quijote la que atrae a viajeros de todo el mundo. Entre sus recetas estrella; el pisto, las migas o la carne mechada. Antes puedes visitar la preciosa plaza porticada y la noria típica manchega.

 

2. Argamasilla de Alba

Para muchos es el lugar de la Mancha de cuyo nombre no quería acordarse el protagonista de El Quijote y, por tanto, el punto de partida de la ruta literaria. De hecho su población, de unos 7.500 habitantes, presume de esto y de que Cervantes comenzara a escribir su obra magna mientras estaba preso en la cueva de Medrano en Argamasilla. La cueva, declarada Monumento de interés Histórico-Artístico está conservada (casi) intacta y puede visitarse. Más allá de la influencia cervantina, en Argamasilla de Alba hay que ver el Castillo de Peñarroya, la iglesia columnaria de San Juan Bautista y la ermita de San Antón.

Vista de los molinos de viento en el Campo de Criptana

 3. Campo de Criptana

El enfrentamiento entre don Quijote y  los “gigantes” es uno de los episodios más conocidos de la literatura y los molinos de viento son la imagen de Criptana.  Situados en plena Sierra de los Molinos, hoy en día se conservan 10 de los 32 molinos originales. Algunos pueden visitarse para observar de cerca el engranaje que permitía moler el trigo. El primer domingo de cada mes sus aspas giran en un espectáculo único para los viajeros. Si tras hacer la ruta de los molinos las fuerzas no flaquean se pueden visitar las casas-cuevas típicas de Campo de Criptana.

Detalle de la calle Dulcinea en Toboso

 4. Toboso

Habiendo andado como doscientos pasos, vio una gran torre, y luego conoció que el tal edificio no era el alcázar, sino la iglesia principal del pueblo. Con la Iglesia hemos dado amigo Sancho” así lo describió Cervantes y así descubren el Toboso los viajeros que emulan la ruta del Quijote. Toboso debe su fama a su gran iglesia, el silencio de sus calles y, sobre todo, a Dulcinea el amor de don Quijote. El viajero puede visitar la Casa-Museo de Dulcinea que todavía mantiene el lagar, la almazara y el palomar característicos de la época. Para descansar y coger fuerzas nada mejor que recalar en La Casa de La Torre y probar su rica comida manchega.

Laguna Ruidera, Ruta Cervantes

 5. Ruidera y la Cueva de Montesinos

Son dos lugares de la ruta del Quijote que apreciarán especialmente los amantes de la obra cervantina. A medio camino entre Ciudad Real y Albacete, en el término municipal de Ossa de Montiel encontramos las lagunas de Ruidera. El propio Cervantes dijo que parecían fruto de la magia de Merlín, y no es para menos. Se trata de uno de los parajes naturales más sorprendentes de España cuyo paisaje lo conforman quince lagunas que se rebosan e inundan unas a otras formando cascadas y saltos. El entorno cuenta con cipreses, sotos, encinares y aves veloces que prueban la riqueza natural de Ruidera. En la cueva de Montesinos, hecha de calcita y caliza cristalizada, don Quijote vive una de sus aventuras más misteriosas adentrándose con antorcha y espada, y quedándose profundamente dormido en su interior. Además, la cueva posee historia, en ella se han encontrado huellas del Paleolítico Inferior, monedas romanas o el rastro de los arrieros que se refugiaban en ella.

 

Si lo tuyo es la literatura te proponemos hacer estos encantadores 10 itinearios para hacer a pie sacados de novelas y cuentos. 

 

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.