Bielorrusia

Viajar a Bielorrusia

Bielorrusia brinda la ocasión de conocer una Europa con publicidad mínima, sin basura ni pintadas, y un pueblo generoso que saborea los placeres sencillos de la vida.

Bielorrusia (Беларусь) se ubica en el límite de la Europa del Este y parece decidida a evitar a toda costa la integración con el resto del continente. La “última dictadura europea” es para los no iniciados un país que se quedó anclado en la Unión Soviética de 1974. Esta es una tierra con arquitectura de estilo estalinista, medios de comunicación estatales y una economía centralizada que determina que todos los supermercados vendan los mismos y vulgares productos. A pesar de las penurias, los bielorrusos todavía encuentran motivos para la alegría: los cantos y bailes tradicionales ocupan un lugar destacado en el calendario.

Fuera del monumentalismo de Minsk, la capital, Bielorrusia ofrece un agradable paisaje de trigales, tupidos bosques y pueblos pintorescos, dos parques nacionales y el mamífero más grande de Europa, el zoobr (bisonte europeo).

Aunque los viajeros siempre serán objeto de curiosidad, recibirán una cálida hospitalidad y una sincera bienvenida.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)