Primer día

Si solo se tiene un día, hay que centrarse en los monumentos principales. Conviene empezar temprano y unirse a la muchedumbre bajo el reloj astronómico para oírle dar la hora, y después pasear por la plaza de la Ciudad Vieja, contemplando la variedad de estilos arquitectónicos y las torres de la iglesia de Nuestra Señora de Týn. Luego se toma un café en Bakeshop Praha, antes de pasear por Josefov, el antiguo gueto judío. No habrá tiempo para el Museo Judío, pero el paseo dejará un sabor similar.

Se pasea por los callejones adoquinados de la Ciudad Vieja hasta uno de los monumentos más famosos de Praga, el puente de Carlos. Al cruzarlo, hay que parar para fotografiar el Moldava y el magnífico castillo de Praga. Luego se sube al castillo por Nerudova, atravesando Malá Strana. Por la tarde se visita la catedral de San Vito y los jardines y exposiciones del castillo.

Para cenar, lo mejor es el lujo con vistas del Villa Richter, cerca del castillo, o una exquisita comida checa en el Elegantes de nuevo en Malá Strana.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Zaanse Schans, Holanda
Semana Santa es una fecha perfecta para celebrar la primavera y escaparse a alguno de estos diez mágicos destinos.
Olena_Z_Shutterstock
Praga, República Checa
Praga, ciudad real por excelencia, destaca por sus imponentes edificios, su famosa cerveza, sus conciertos de música clásica, su relación con la literatura...
Nitin Vyas_Flickr
Praga, República Checa
Los lugares de Praga donde el viajero podrá sentirse como un auténtico checo. Es el momento de disfrutar de la otra cara de Praga.
Pere Pifarré Vidal