Explorar la costa atlántica

Explorar la costa atlántica

Costas espectaculares, ciudades cautivadoras y monumentos asombrosos son el escenario de este memorable viaje por la costa atlántica.

Se empieza en Oporto, capital del vino homónimo, en la desembocadura del Duero. Se dedican dos días a recorrer su casco antiguo, los museos, parques y jardines y el barrio marítimo de Foz do Douro. El tercer día se viaja al norte, hasta la costera Vila do Conde, cercano destino playero. Luego, se pone rumbo sur a Aveiro para recorrer sus canales en moliceiro (embarcación típica de proa alta). Desde allí, en autobús y ferri se puede hacer una excursión de un día por la Reserva Natural das Dunas de São Jacinto para avistar aves. La siguiente escala es la popular localidad vacacional de Figueira da Foz, que ofrece buen surf, algo de marcha y anchas playas abarrotadas de gente, aunque también hay calas más aisladas. Tras pasar un día tomando el sol, se puede hacer una excursión hasta el castillo de Montemor-o-Velho, en lo alto de una montaña. La siguiente parada es la marchosa ciudad playera de Nazaré, para jugar con las olas, disfrutar de sus restaurantes típicos de marisco y tomar el funicular hasta lo alto del acantilado para contemplar las maravillosas vistas. Además, es ideal para explorar los monasterios de Alcobaça y Batalha (Patrimonio Mundial de la Unesco), de una arquitectura impresionante. Desde allí se va al sur hasta Óbidos, con sus callejuelas adoquinadas y elegantes hosterías. Después se vuelve a la costa en dirección oeste hasta Peniche, con buenas playas, como la de la isla de Baleal. Desde Peniche se recomienda ir en barco hasta la remota isla de Berlanga Grande, para hacer noche (reservando con mucha antelación). Se continúa al sur hasta Ericeira, aldea encalada sobre unos acantilados de arenisca. Tras explorar las playas y entregarse al marisco, se sigue hasta Sintra, ciudad de ensueño con encantadoras posadas para dormir. Ya en camino, se toma la carretera de la costa hasta el espectacular Cabo da Roca y la Praia do Guincho, azotada por el viento. La siguiente parada es el bonito pueblo de Cascais, con estrechas calles peatonales, animados restaurantes al aire libre y frondosos jardines. El viaje acaba en Lisboa, dedicando unos días a explorar la vibrante capital del país.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Casco antiguo de Gante, Bélgica. Viaje sostenible Lonely Planet
Nuestra selección de alternativas a los principales lugares de Europa, para descubrir destinos poco visitados y contribuir a la sostenibilidad.
leoks_Shutterstock
Llegada a grandes ciudades europeas
Al llegar a una gran ciudad europea se puede visitar el Castillo de Praga, observar a la gente en París o bañarse en un balneario en Budapest.
Soloviova Liudmyla / Shutterstock
Piscina oceánica, Bondi Icebergs Pool, Sídney, Australia
Las piscinas oceánicas, tanto si son naturales como si son artificiales, ofrecen lo mejor de los dos mundos: aguas seguras y plácidas con infinitas vistas al cielo y al océano.
Siripong Kaewla-iad / Getty Images