Malta esencial

Malta esencial

Las dimensiones diminutas de Malta (27 x 14,5 km) permiten abarcar mucho. Disponer de coche es una ventaja; en caso contrario, lo mejor es utilizar como base La Valeta, Naxxar, Sliema o St. Julian’s por sus buenas conexiones en autobús.

Se empieza por La Valeta: explorar sus calles estrechas y fortificaciones, empaparse de las vistas del Gran Puerto y visitar la concatedral de San Juan y el palacio del Gran Maestre. El segundo día, lo mejor es pasar la mañana en el fuerte St. Elmo y visitar el Museo Nacional de la Guerra, antes de dar un paseo en ferri por el puerto y explorar los encantos de Vittoriosa y Senglea. El tercer día, hay que visitar los templos de Tarxien y el Hipogeo de Hal Saflieni, y almorzar marisco en Marsaxlokk, para luego pasar la tarde relajándose en la St. Peter’s Pool, una bahía rocosa con aguas cristalinas y plataformas rocosas donde tomar el sol. A la mañana siguiente, se aconseja ir en barco a la Gruta Azul y a los magníficos templos de los acantilados de Ħaġar Qim y Mnajdra, antes de visitar por la tarde Mdina y Rabat. El quinto día se podrá dedicar a una playa, como la Golden Bay en el noroeste, donde recargar las pilas y hacer alguna actividad el sexto día: una caminata por un acantilado o quizá una inmersión con botella. Y de remate, una excursión a la espectacular Laguna Azul de Comino.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Oso pardo en Alaska.

Los mejores lugares para comer

La profusa oferta gastronómica de estos destinos, que va desde interesante comida callejera a restaurantes excepcionales, ofrece experiencias muy seductoras para los más gourmets

©Gleb Tarro/Shutterstock
Blue Lagoon, Malta.

Cuándo ir

Temporada media (mar-may y sep-oct)

  • Se evita el calor del verano y las multitudes turísticas. 
  • Hay buenas ofertas de alojamiento.
  • Pascua y la Semana Santa se celebran con tradición y fervor.
  • Se ce
©Matthew Mirabelli/Lonely Planet