Luxemburgo adorable

Itinerario Luxemburgo encantador

El pequeño Luxemburgo es un destino muy completo. Los hoteles de la capital bajan drásticamente sus precios los fines de semana y para visitar los castillos de los pueblos es mejor ir entre semana.

Lo ideal es llegar a Luxemburgo capital el viernes por la tarde, para aprovechar la vida nocturna. Si se quieren ver todos los museos, el sábado se puede comprar la Luxembourg Card. Si no, se podrán visitar las murallas y gargantas de la ciudad. El lunes se pone rumbo a Echternach, ya sea vía Larochette o por la zona vinícola del Mosela. Después de ir de excursión por los cañones de Müllerthal se sigue hasta Diekirch para descubrir la historia del país durante la II Guerra Mundial en el museo militar nacional. Se recomienda visitar Bourscheid para admirar uno de los castillos medievales en ruinas más impresionantes del Gran Ducado y su vecino, del s. XVII. En Vianden hay una fortaleza restaurada por encima de la ciudad. El viaje continúa en dirección a Clervaux, cuyo castillo guarda la exposición fotográfica de Edward Steichen Family of Man, protegida por la Unesco. Se puede continuar el viaje hacia Lieja, en Bélgica, o volver a la capital.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.