El Grand Tour

El Grand Tour

Un viaje largo permite acceder a zonas más alejadas, como los hermosos fiordos occidentales o las tierras altas.

Se va de Keflavík a la Laguna Azul para relajarse. Se toma la carretera de la costa hasta la artística Stokkseyri y se camina de Landmannalaugar al verde Þórsmörk. Se puede ir en barco a Vestmannaeyjar para ver frailecillos sobre la lava y descansar cerca de Vík, con su playa basáltica negra.

En Kirkjubæjarklaustur se puede visitar Lakagígar y conocer los efectos de las erupciones del Laki. Skaftafell ofrece excursiones y visitas a glaciares. Se puede navegar entre icebergs en Jökulsárlón o recorrer en motonieve Vatnajökull. Se puede ir a Höfn para degustar sus legendarias cigalas y relajarse en Djúpivogur antes de recorrer las sinuosas carreteras de los fiordos que van a Eskifjörður y a Seyðisfjörður. Por los acantilados de riolita se llega a Borgarfjörður Eystri para retratar frailecillos y después se sube por Vopnafjörður a las llanuras de Langanes. El circuito noreste pasa por Ásbyrgi y llega a Húsavík, para ver ballenas. Desde Mývatn se puede explorar la cascada Dettifoss, la gran caldera de Askja y las cuevas de hielo de Kverkfjöll. Se pasa por Akureyri antes de pisar el círculo polar ártico en Grímsey. Se pasea por Dalvík y se ve Siglufjörður antes de relajarse nadando en Hofsós.

A continuación se va a los fiordos occidentales para descubrir la hechicería tradicional de Hólmavík, dormir junto a los fiordos en Djúpavík y bañarse en las termas de Norðurfjörður. Desde Ísafjörður se parte hacia Hornstrandir, la majestuosa reserva excursionista de Islandia. El corazón de los fiordos occidentales acoge las enérgicas aguas de Dynjandi. Buenas bases para explorar los fiordos son Bíldudalur y Þingeyri. Se puede comer en Patreksfjörður y después ver las aves de los acantilados de Látrabjarg y la maravillosa playa rosada de Rauðasandur.

Un ferri llega a Stykkishólmur para descubrir la península de Snæfellsnes. Borgarnes y el alto Borgarfjörður combinan escenarios de sagas y escondidas cuevas, mientras que Langjökull presenta trabajos hechos a mano en su túnel de hielo. La lección de historia acaba en el Parque Nacional de Þingvellir y esta ruta épica finaliza en Reikiavik.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Encuentra la mejor época para ver las auroras boreales © Getty Images.

El verano trae multitud de visitantes que quieren viajar por carretera, caminar o divertirse con la permanente luz diurna, mientras que el invierno es la época de las aventuras árticas, de ver auroras boreales o de bañarse en una piscina

Encuentra la mejor época para ver las auroras boreales © Getty Images.
Desde el extremo suroeste de Islandia es fácil llegar a algunos de los lugares más representativos del país © Creative Family / Shutterstock.
En Islandia, todas las distancias se miden desde Reikiavik. Desde la capital se puede acceder a las distintas rutas para conocer los lugares más icónicos del país como el Parque Nacional de Pingvellir, la Cascada Gullfos o el Geysir. Algunas de ellas se pueden hacer en un día, otras requieren adentrarse en el terreno gracias a la carretera de circunvalación para poder visitar lugares tan mágicos como las cuevas del glaciar de Langjökull. Aquí encontrarás las mejores rutas para hacer desde Reikiavik en tu viaje.
Coche cruzando un puente © HRAUN / Getty Images.
Islandia es un país de paisajes inmensos comprendidos entre volcanes y montañas heladas. Es importante encontrar la mejor forma para recorrer sus carreteras y conocer las mejores formas de acceder a los lugares más remotos. En automóvil o autocaravana se puede recorrer Islandia libremente y al ritmo que uno prefiera; Los autobuses recorren el país de forma económica; El avión se ha convertido en una forma de transporte a la altura del coche; Conocer el país en bicicleta es toda una aventura y los Ferrys permiten conocer islas en las que están prohibidos los coches.