Lo mejor de Francia

Lo mejor de Francia

Ningún lugar del país condensa el carácter francés mejor que París. Tras un par de días en la capital, con visitas a cafés, almuerzos en bistrós y paseos por el Sena y el canal St-Martin, se pone rumbo a la grandilocuencia renacentista de los ‘châteaux’ de Chambord y Chenonceau, en el valle del Loira. O se pasan dos días en Normandía, maravillado ante la catedral de Notre Dame de Ruan, el tapiz de Bayeux, Mont St-Michel o, para los apasionados de la historia, en las Playas del Desembarco.

El quinto día, se enfila al sur para admirar el formidable arte rupestre del valle del Vézère, cuyos yacimientos principales se sitúan a las afueras de Les Eyzies-de-Tayac-Sireuil y Montignac. Otra buena base de operaciones es Sarlat-la-Canéda, con algunos de los mejores ejemplos de arquitectura medieval francesa y un fabuloso mercado. El séptimo día se va a Burdeos, la sensacional Cité du Vin. Al día siguiente, se conduce 3 h hasta la ciudad amurallada de Carcasona, la romana Nimes y el Pont du Gard. Para terminar, cabría acercarse a algún casino en el Mónaco de Grace Kelly, saborear un aperitif en el puerto del St-Tropez de Brigitte Bardot y darse un garbeo por la Niza de Henri Matisse.

Artículos más leídos

Una turista en Chinatown, en el centro de Singapur
Tres grandes urbes ostentan la primera posición como 'ciudad más cara del mundo'
Travel_man_Shutterstock
Llegada a grandes ciudades europeas
Al llegar a una gran ciudad europea se puede visitar el Castillo de Praga, observar a la gente en París o bañarse en un balneario en Budapest.
Soloviova Liudmyla / Shutterstock
Kitsilano Pool, piscina urbana de Vancouver, Canadá
7 propuestas para nadar en piscinas al aire libre de ciudades emblemáticas. Bañarse y nadar rodeado de míticos perfiles urbanos.
Eric Buermeyer / Shutterstock