Borgoña y más allá

Borgoña y más allá

Los amantes del tinto adorarán este itinerario con inicio en Auxerre, 170 km al sureste de París, con su antigua abadía y su catedral gótica, y vías ciclistas por caminos de sirga. El segundo día, se recomienda pedalear hasta la maravillosa abadía cisterciense de Pontigny, 25 km al norte. Se pernocta allí o se sigue hasta Chablis, donde aguardan más salidas en bicicleta y plácidas caminatas entre los viñedos de Borgoña, que no hay que abandonar sin probar sus siete grands crus. El cuarto día se va al sur al coqueto pueblo de Noyers-sur-Serein y, luego, al este hacia la impresionante abadía de Fontenay (Patrimonio Mundial), antes de pasar noche en Semur-en-Auxois, 25 km al sur. El MuséoParc Alésia, erigido donde Julio César derrotó al jefe galo Vercingétorix en el año 52 a.C., constituye una fascinante excursión de un día. En la última etapa se descubre Dijon y sus hermosos edificios medievales y renacentistas. Quienes tengan más tiempo pueden seguir por la zona vinícola de Côte d’Or hasta Beaune, o ir al sur a Lyon, en el valle del Ródano, y más allá hasta las escarpadas Gorges de l’Ardèche.

Artículos más leídos

Una turista en Chinatown, en el centro de Singapur
Tres grandes urbes ostentan la primera posición como 'ciudad más cara del mundo'
Travel_man_Shutterstock
Llegada a grandes ciudades europeas
Al llegar a una gran ciudad europea se puede visitar el Castillo de Praga, observar a la gente en París o bañarse en un balneario en Budapest.
Soloviova Liudmyla / Shutterstock
Kitsilano Pool, piscina urbana de Vancouver, Canadá
7 propuestas para nadar en piscinas al aire libre de ciudades emblemáticas. Bañarse y nadar rodeado de míticos perfiles urbanos.
Eric Buermeyer / Shutterstock