Primer día

La espléndida Grand Place es el lugar perfecto para iniciar la visita a Bruselas. Desde allí se puede ir al Musée de la Ville de Bruxelles y caminar hasta las Galeries St-Hubert, cubiertas de vidrio, y la Cathédrale des Sts-Michel&Gudule. Luego hay que ir al MIM, en el Mont des Arts, para almorzar en su azotea y pasar un par de horas en el museo. Por la tarde se puede pasear por el amplio Parc de Bruxelles, justo enfrente, y cenar y escuchar jazz en Le Cercle des Voyageurs. Otra opción es tomar el ascensor de cristal en el exterior del Palais de Justice hasta la zona de Marolles para cenar en uno de sus restaurantes, como L’Idiot du Village.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

San Francisco, Estados Unidos
Un viaje en 10 etapas por 10 museos del mundo dedicados al cómic, al manga y al dibujo animado.
GPS_Flickr
Bruselas, Bélgica
La capital de Bélgica es una caja de resonancia de todo lo que se cuece en Europa. Una ciudad cosmopolita, en la que se respira arte y se come de lujo.
WBT-G.Batistini
Patio de Córdoba, Andalucía, España
Destinos europeos que se tiñen de color cada año y en los que perderse con los cinco sentidos para recibir una dosis extra de vitalidad, frescura y alegría.
Philip Lange_Shutterstock