Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Fiyi

Viajar a Fiyi

Playas ribeteadas con palmeras, arrecifes llenos de peces y lugareños sonrientes: Fiyi es una visión del nirvana para los amantes de las playas. Solo hay que echar el bañador y dejarse seducir por su belleza.

Con playas inmaculadas, cielos azules y arrecifes caleidoscópicos, Fiyi es el destino de ensueño del Pacífico Sur. Casi todo el mundo acude atraído por el sol, y con más de 300 islas para elegir, cuesta decidir en qué playa extender la toalla.

Aunque hay quienes creen que más de dos excursiones de buceo y media hora de voleibol al día desentonarían con el lánguido sentido del tiempo en Fiyi, estas islas ofrecen mucho más de lo que puede verse desde una tumbona o una barra de bar a remojo.

Sin embargo, para adaptarse plenamente a la sociedad fiyiana, hay que pasar algo de tiempo en tierra firme. Dos tercios de la población de Fiyi viven en centros urbanos; en Viti Levu se hallan las dos ciudades del país: Suva, la capital, y Lautoka, una población portuaria que depende de las plantaciones de azúcar de caña de sus alrededores.

La vida nocturna de Suva y su nutrida población estudiantil le confieren un sorprendente aire juvenil.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)