Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Suecia

Viajar a Suecia

Por más progresista y civilizada que pueda parecer, Suecia es en realidad un destino salvaje. Sus paisajes abarcan desde los inhóspitos terrenos lunares y bosques impenetrables del norte, hasta las soleadas playas y los exuberantes campos de cultivo del sur. Sus cortos veranos y largos inviernos obligan a exprimir al máximo cada rayo de sol de las tardes de agosto, y hay quienes organizan mariscadas a orillas del mar hasta entrada la madrugada. En invierno, los suecos buscan refugio a la luz de las velas y calientan el espíritu tomando glögg. Pero los amantes de la vida de puertas afuera disfrutarán del país en cualquier época del año. El invierno invita a esquiar y montar en un trineo tirado por perros, mientras que los meses más cálidos son ideales para cualquier actividad al aire libre: caminar, nadar, tomar el sol, montar en kayak o pasear en bicicleta. Los viajeros menos dados a la naturaleza siempre podrán salir de compras y descubrir su animada vida nocturna. Además, casi todas las ciudades poseen excelentes museos dedicados a la historia, al arte y a la cultura del país.

Fuente: Países escandinavos 5 (octubre del 2011)