Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Lituania

Viajar a Lituania

Rebelde, singular y vibrante, Lituania (en lituano, Lietuva) es sin duda uno de los secretos mejor guardados de Europa. Y pese a que rara vez acapara la atención del resto del mundo (y cuando lo hace suele ser por sus éxitos en baloncesto), el más meridional de los tres hermanos bálticos aguarda al viajero con no pocas bondades.

Cabe destacar su espléndida costa báltica y la franja de arena plateada que conforma el istmo de Curlandia. Tierra adentro, sus bosques frondosos contemplan impasibles lagos que centellean entre pinos, mientras que sus marismas solitarias esperan la llegada anual de miles de aves migratorias.

Su capital, Vilnius, es un cautivador refugio de artistas aderezado con patios misteriosos, calles empedradas desgastadas y rincones decadentes eclipsados por una belleza barroca inaudita.

El resto del país atesora vestigios de la época soviética que fascinan e impactan por igual. La colina de las Cruces y el Jardín de Orvydas son otras dos curiosidades de este asombroso destino.

Fuente: Estonia, Letonia y Lituania 2 (junio del 2012)