Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Florencia

Viajar a Florencia

Por muchas veces que se visite, nunca se acaba de verlo todo. Se puede pasar por un puente sobre el Arno varias veces en un día y la luz, el ambiente y las vistas nunca serán iguales. A pesar de ser pequeña, esta ciudad no tiene parangón. Cuna del Renacimiento y hogar de Maquiavelo, Miguel Ángel y los Médicis, Florencia (Firenze) tiene magnetismo, es romántica y está abarrotada. Sus históricas calles se llenan todo el año de turistas que quieren disfrutar la magnificencia de su arte y su arquitectura.

Sin embargo, en Florencia no todo son obras maestras. Torres y palacios evocan miles de historias de su pasado medieval; boutiques de diseño y talleres artesanales salpican sus calles; hay una animada pléyade de cafés y bares, y en verano, cuando el calor se vuelve sofocante, las colinas cercanas invitan con sus viñedos y sus restaurantes con terraza.

Fuente: Italia 6 (febrero del 2012)