Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

París

Viajar a París

Desde siempre, París ha sido calificada con innumerables adjetivos. Es imposible contar las veces que se ha descrito a Notre-Dame, la Torre Eiffel, el Sena al amanecer, al atardecer y de noche, así como las diferencias entre sus dos orillas. Sin embargo, lo que ningún escritor ha podido plasmar completamente es el esplendor y la magia de pasear por sus amplias avenidas flanqueadas de impresionantes edificios públicos y museos, parques, jardines y explanadas.

La capital francesa posee más monumentos históricos que cualquier otra ciudad y evoca todo tipo de situaciones: fabulosas vistas, intelectuales debatiendo sobre asuntos importantes en sus cafés, romanticismo a orillas del Sena, espectáculos picantes en sus clubes nocturnos… Todo es posible si se busca bien, aunque se puede dejar a un lado esas ideas preconcebidas sobre París y explorar sus avenidas y callejones como si uno no esperase encontrarse de lleno con la Torre Eiffel o la Cathédral de Notre-Dame de Paris.

Fuente: Francia 5 (marzo del 2011)