Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

España

Viajar a España

Con su pasión, refinamiento y entusiasmo por el buen vivir, España es tanto un estereotipo que cobra vida como el país más diverso que uno podría imaginarse.

Un país épico

La paleta de paisajes españoles conmueve el alma. Los Pirineos y los Picos de Europa son tan bellos como cualquier macizo montañoso del continente, y Sierra Nevada, por su parte, se yergue de forma imposible desde las llanuras curtidas por el sol de Andalucía. Los tres son destinos privilegiados para practicar excursionismo. Los hermosos acantilados vírgenes del noroeste atlántico del país albergan algunas de las rutas más espectaculares de Europa, aunque las preciosas calas del Mediterráneo siguen siendo el primer destino turístico en verano; pese a décadas de desarrollo desmedido, todavía quedan numerosos rincones naturales. Por doquier pueden verse pueblos de perenne belleza encaramados en lomas, agazapados en valles y aferrados a peñascos en la costa, como diminutos pero resistentes enclaves de la España tradicional. Hay que aprovechar el mayor tiempo posible en lugares como estos.

Una fiesta culinaria

La cocina y el vino son la pasión nacional, y con motivo. Sí, hay paella, tapas, jamón y aceite de oliva en abundancia, pero solo son los elementos más conocidos de una cocina nacional que sigue conquistando al mundo. Los secretos de la cocina española son engañosamente simples: una variedad incalculable, unas recetas tradicionales muy arraigadas transmitidas de una generación a otra y un deseo innato de experimentar y ver qué sale de la cocina-laboratorio. Es posible probar los mejores manjares tanto en un bar popular de tapas donde todo el mundo habla a voces, como en el refinado restaurante con estrella Michelin de un conocido chef. En cualquier caso, la oferta gastronómica es de una variedad abrumadora.

El arte imita la vida

La historia de España ha quedado plasmada con una creatividad sin freno en su arte y su arquitectura. Conmovedoras ruinas romanas azotadas por el viento, catedrales de insólita fuerza e incomparables joyas de la arquitectura islámica hablan de una tierra donde las grandes civilizaciones de la historia conocieron el auge y la decadencia, dejando a su paso una huella indeleble. Más recientemente, ¿qué otro país podría engendrar a unos genios tan rebeldes y creativos como Salvador Dalí, Pablo Picasso y Antoni Gaudí y ponerlos al frente y en el centro de la vida pública? Los grandes monumentos del pasado coexisten con creaciones arquitectónicas tan osadas que resulta obvio que el futuro de España no será menos original que su pasado.

Fuente: junio del 2012