Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Chipre

Viajar a Chipre

Este país insular posee una identidad compleja, un pueblo apasionado, y una cultura, unos paisajes y un estilo de vida que capturan la imaginación y deparan muchas sorpresas.

Ajena a los tópicos, la isla mediterránea de Chipre refleja su proximidad a Asia y Oriente Próximo en su cultura, cocina e historia. Igualmente evocador es el contraste entre lo antiguo y lo moderno, muy evidente en la capital, Nicosia, donde edificios en ruinas aguardan a la vuelta de la esquina de elegantes boutiques y bares con visos artísticos.

Desde sus variadas playas hasta su interior tapizado de pinos, Chipre ofrece natación, submarinismo, senderismo, ciclismo, turismo vinícola y gastronómico, y, en invierno, incluso esquí.

Excavar en el pasado de la isla ha proporcionado extraordinarias reliquias, desde viviendas neolíticas, tumbas de la Edad del Bronce y fenicias, hasta exquisitos mosaicos romanosY al caminar por sus calles, no hay que perder detalle de sus muros venecianos, iglesias y castillos bizantinos, monasterios romanos y mezquitas.

Sumergirse en las sociedades griega y turca que conforman el presente de la isla, cada vez resulta más sencillo, además de brindar una imagen más completa de la fracturada identidad chipriota.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)