Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Viena

Viajar a Viena

Pocas ciudades se deslizan tan fácilmente entre el presente y el pasado como Viena. Su espléndida faceta histórica se reconoce enseguida: majestuosos palacios imperiales, interiores barrocos fastuosos, museos al lado de plazas magníficas...

Pero Viena es también uno de los espacios urbanos más dinámicos de Europa. Cerca del Hofburg, el MuseumsQuartier alberga obras de arte contemporáneo que se cuentan entre las más provocativas del mundo, detrás de una llamativa fachada de basalto. En el exterior, un patio bulle las noches de verano con multitud de vieneses que beben y charlan.

La ciudad de Mozart es también la Viena de Falco (Hans Hölzel), quien inmortalizó sus texturas urbanas en forma de canción. Hay restaurantes de sushi y de fusión austro-asiática junto al tradicional Beisl (restaurante pequeño). En esta Viena se puede mencionar un slam de poesía y la Stephansdom en la misma frase.

Si a ello añadimos los espacios verdes (casi la mitad de la superficie urbana está ocupada por parques) y el Danubio “azul” discurriendo al este del centro histórico, el resultado es una capital característicamente austriaca.

Fuente: Austria 3 (mayo del 2011)