Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Vietnam

Viajar a Vietnam

Dotado de una maravillosa costa, montañas verde esmeralda, impresionantes parques nacionales, dinámicas ciudades, un asombroso interés cultural y una de las mejores gastronomías del mundo, Vietnam lo tiene todo.

La experiencia vietnamita

Vietnam es un país en movimiento. Su gente es enérgica, directa, hábil en el comercio y de carácter fuerte por naturaleza. Este es un país divertido de explorar; a los lugareños les encanta reírse (y beber) y surgen muchas oportunidades para relacionarse con ellos y oír sus historias. La guerra con Estados Unidos acabó, pero sus efectos perduran: se ven recordatorios de este devastador conflicto por todas partes. Dicho esto, el país supo resistir y emergió con su orgullo intacto. Pobre en algunas partes pero nunca miserable, Vietnam se está desarrollando a un ritmo asombroso. Para los viajeros, hay aspectos a tener en cuenta (como las pequeñas estafas), pero poco peligro real: en conjunto es un país seguro, maravillosamente gratificante y de una variedad increíble.

Un festín cultural

Este es un país de innumerables influencias y puntos de referencia. En el sur, la cultura india e hindú dejó su persistente huella en los templos chams y en la picante cocina regional, sazonada con chile y coco. En el norte la influencia china es muy evidente. Entre estas dos culturas rivales, en las provincias del centro se halla un Vietnam auténtico: el viejo y elegante puerto histórico de Hoi An, y las tumbas reales, las pagodas y la cocina imperial de Hue. Y hay mucho más. Una herencia colonial francesa, evidente en los elegantes bulevares de Hanói, en los majestuosos museos de Ciudad Ho Chi Minh y en las crujientes baguetes y la tradición de cafés que se encuentran a la vuelta de cada esquina. A eso se le añade el interludio americano, más de 50 tribus de montaña y, por supuesto, la orgullosa ideología del gobernante partido comunista, y el resultado es Vietnam: embriagador y único.

Espectacular naturaleza, ciudades en auge

Vietnam ofrece espectáculo visual a lo grande. Cruzar un océano azul celeste salpicado de islas de piedra caliza y aspecto surrealista en la bahía de Halong, esquiar a través de las majestuosas montañas cársticas interiores de Cao Bang. Recorrer senderos montañosos y explorar aldeas tribales cerca de Sapa y Bac Ha. Luego admirar las espectaculares bahías arenosas de la costa central y explorar los arrecifes y calas de las islas Cham y Con Dao. La Nacional 1 es casi urbana todo el tiempo, así que hay que salirse de ella a intervalos regulares para ver los impresionantes sistemas de cuevas de Phong Nha, parques nacionales como Cat Tien, y los fascinantes brazos de mar del delta del Mekong. Por último, ninguna visita sería completa sin experimentar la vitalidad de una gran urbe como Hanói, la capital de Vietnam, la grandiosa y vieja dama del Oriente, y Ciudad Ho Chi Minh, la sala de máquinas de la economía nacional.

Fuente: Vietnam 5 (febrero 2012)