Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

República Dominicana

Viajar a República Dominicana

Lejos de limitarse a complejos de playa, la República Dominicana es uno de los países más variados del Caribe, con una evocadora historia colonial y un pueblo cálido y hospitalario.

La República Dominicana está marcada por sus cientos de kilómetros de costa, algunos con pintorescas playas de arena blanca a la sombra de las palmeras, otras bordeadas espectacularmente por acantilados rocosos.

Límite y vía de escape, el mar es el denominador común entre los pueblos pesqueros, cuyas orillas se han utilizado tanto para amarrar barcos como para levantar patios de recreo para turistas, pequeñas localidades y ciudades como Santo Domingo, la más grande del Caribe y el primer asentamiento europeo fundado en el Nuevo Mundo. Fuera de la capital, buena parte del país es claramente rural.

Más hacia el interior se obtienen vistas que recuerdan al paisaje de los Alpes; de hecho, cuatro de los cinco picos más altos del Caribe se alzan sobre las fértiles tierras bajas que circundan Santiago. En el suroeste del país se extienden remotos desiertos que la dotan de una complejidad inusitada en otras islas.

Y su agitado pasado se refleja en su variedad étnica, por no hablar del diseño arquitectónico de sus pueblos y ciudades.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)

**Consultar las Alertas de viaje antes de viajar a la República Dominicana, aquí.**