Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Sudán

Viajar a Sudán

Ningún otro país del mundo produce tanta aprensión antes del viaje y tanta pena al marchar. Los sudaneses son tan diversos como misteriosos, tan generosos como acogedores.

El viajero podrá despertar al amanecer bajo doradas pirámides de reyes divinos de la Antigüedad; atravesar un abrasador desierto hasta donde los dos ríos Nilo se convierten en uno, y ver un millón de peces de un rojo sangre llenando jardines de coral. En cualquier caso, es innegable que entre sus sobrecogedoras colinas de arena yacen tesoros que el resto del mundo está empezando a comprender.

Hasta julio del 2011 Sudán era el mayor país de África, pero tras la escisión de Sudán del Sur, los mapas del continente se están redelineando. Los sudaneses están viviendo grandes cambios geográficos, políticos, financieros y culturales por esta redefinición de las fronteras.

Sin embargo, para los viajeros algunas cosas nunca cambian; la hospitalidad de sus gentes sigue siendo inmejorable, y para casi todos viajar aquí constituye una experiencia tan reveladora y gratificante que muchos acaban por decir que es su país africano preferido.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)

**Consultar las Alertas de viaje antes de viajar a Sudán, aquí.**