Róterdam, diseño, arquitectura e innovación en los Países Bajos

Texto por
Catherine Le Nevez, autora de Lonely Planet
Casas cúbicas, Róterdam, Países Bajos
Pepe Barrios

Róterdam, Países Bajos, TOP 5 ciudad  #BestinTravel 2016

Róterdam es el futuro… ahora. Tras los bombardeos de la II Guerra Mundial, la segunda ciudad más grande de los Países Bajos fue el lienzo de arquitectos visionarios como Rem Koolhaas. El resultado es un laboratorio de edificios enmarcado por el patrimonio histórico superviviente. A comienzos del 2016 se inaugura el Museum Rotterdam, en la Timmerhuis, diseñada por Koolhaas; y más adelante los servicios Eurostar entre Londres y Amsterdam tendrán parada en el puerto más concurrido de Europa, lo cual facilitará aún más las visitas.

Arquitectura futurista, iniciativas originales, como el surf por los canales del interior de la ciudad, arte que prolifera y locales para ir de copas, cenar o bailar hacen de Róterdam una de las ciudades más vivas de Europa. 

La segunda ciudad más grande de los Países Bajos, junto al enorme río Nieuwe Maas, reúne construcciones modernas, posmodernas y contemporáneas. Una proeza para una metrópolis que quedó devastada tras la II Guerra Mundial. Desde entonces no ha dejado de reconstruirse. 

Entre las inauguraciones más recientes destaca Markthal Rotterdam, el primer mercado de alimentación cubierto del país. Su diseño, en forma de U invertida, incorpora apartamentos con paredes de cristal sobre el techo del mercado, a 40 m de altura, con un mural de frutas y hortalizas, y un montón de puestos y restaurantes artesanales. 

También descuella la ciudad vertical De Rotterdam, el edificio más grande de los Países Bajos, obra del arquitecto roterdamés Rem Koolhaas, ganador del Premio Pritzker. Las vistas desde el hotel, la terraza de la coctelería y el restaurante alcanzan Erasmusbrug, un puente atirantado de color blanco apodado De Zwaan (el cisne). 

Entre las remodelaciones más innovadoras de Róterdam sobresale Station Hofplein, la antigua estación de la extinta línea ferroviaria Hofpleinlijn, cuyos arcos de viaductos se transforman en espacios culturales y creativos. Hasta la fecha se han inaugurado restaurantes vanguardistas, boutiques y un club de jazz. Está conectada al centro de la ciudad por el puente de madera Luchtsingel (‘canal de aire’), sobre las vías del tren, que se costeó con un crowdfunding (la gente pagaba tablones grabados). Una sección del puente atraviesa el estudio Schieblock, rematado por el techo cultivable DakAkker, que produce fruta, hortalizas y miel. 

A principios del 2016 se inaugurará el Museum Rotterdam en la Timmerhuis, diseñada por Koolhaas, que mostrará el pasado, el presente y el futuro de la ciudad. 

Y desde finales del 2016, el puerto más concurrido de Europa (que ya es parte de la línea de alta velocidad París-Amsterdam) será más accesible que nunca cuando los servicios Eurostar que unen Londres y Amsterdam tengan parada en la nueva estación de trenes Rotterdam Centraal. 

  • Explorar el patrimonio marinero de Róterdam en los museos marítimos o en un crucero por el puerto, viendo las grúas y contenedores de sus astilleros.
  • Visitar los barrios históricos que se salvaron de la guerra, como el encantador Delfshaven, de gabletes y molinos (los peregrinos que se iban a América rezaban en la iglesia al lado de la cervecería de Delfshaven, Stadsbrouwerij De Pelgrim, junto al canal).
  • Descubrir el Museum Boijmans van Beuningen, lleno de obras maestras, las exposiciones del Kunsthal Rotterdam y las esculturas que pueblan las calles y plazas de la ciudad.
  • Aventurarse en locales nocturnos como Maassilo, en un silo centenario y con capacidad para 6000 personas.

El surf. A partir del 2016, surfistas, bodyboarders, surfistas de remo y kayakers disfrutarán de un recorrido de 14 s por un tubo de ola de 1,5 m de altura y de agua purificada en el canal Steigersgracht, en el centro de la ciudad (desde la cafetería, al nivel del agua, se verá bien toda la acción). Los ciudadanos la votaron en una iniciativa municipal; los beneficios se destinarán a proyectos similares.

Mantenerse seco. Los esfuerzos para preparar la ciudad (que está por debajo del nivel del mar) frente al cambio climático para el 2035 incluyen plazas acuáticas que sean también parques infantiles, depósitos de agua en aparcamientos y casas flotantes sostenibles.

Uno de los iconos más impresionantes de finales del s. XX es el surreal ‘bosque’ de casas cúbicas de Overblaak, montadas sobre pilones y con una inclinación de 45 grados (una de ellas es un museo; otra, un albergue Stayokay).

Tiendas de marca flanquean la semisubterránea galería Beurstraverse (apodada De Koopgoot, ‘trinchera de las compras’); las opciones alternativas se congregan en Meent y alrededores. Para comprar moda, artículos del hogar, libros y otros productos made in Róterdam se puede ir a la tienda Groos (que recupera un término coloquial local que significa ‘orgullo’). 

Dos mejor que uno. El estandarte del art nouveau, el Hotel New York (antigua sede de la línea marítima de pasajeros Holland-America, con suites de madera en las antiguas salas de juntas) y el King Kong Hostel, diseñado por artistas (un refugio vintage con mobiliario de estilo industrial en Witte de Withstraat, la calle más de moda de la ciudad), reflejan el irrefrenable espíritu de Róterdam. 

Si quieres conocer el resto de ciudades TOP, clica aquí.

Nuestras guías