El universo: imprescindibles de un viaje por el sistema solar

Texto por
Varios autores de Lonely Planet
El universo: sistema solar
Vadim_Sadovski_Shutterstock

Los esenciales del sistema solar

Para hacerse una idea de la estructura del universo se puede empezar por conocer los "puntos de interés" imprescindibles del universo observable, al menos, hasta el momento presente con la tecnología más avanzada. Aquí se relacionan los esenciales del sistema solar.

Guía Lonely Planet El universo

14 experiencias y puntos de interés imprescindibles del sistema solar

1. Seguir los pasos de Neil Armstrong

Seguir los pasos de Neil Armstrong en la Luna

© Dima Zel / Shutterstock

 

El Mare Tranquillitatis (Mar de la Tran­quilidad) es el lugar donde alunizó el Apolo 11 y Neil Armstrong pronunció las célebres palabras: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Gracias a la ausencia de atmós­fera lunar, las huellas del alunizaje y de los primeros pasos del ser humano fuera de la Tierra serán visibles mientras exista la Luna.

 

2. Subir al cráter de Olympus Mons en Marte

Subir al cráter de Olympus Mons en Marte

© Getty Images / Stocktrek Images

 

Tres veces más alto que el Everest y con una superficie similar a la de Ita­lia, Olympus Mons es el mayor volcán de Marte y, por lo que se sabe, de todo el siste­ma solar. No obstante, su pendiente del 5 % permitiría una fácil escalada; quizá algún día sea el plato fuerte del itinerario de los turistas espaciales que visiten Marte.

 

3. Visitar el cañón Valles Marineris en Marte

Visitar el cañón Valles Marineris en Marte

© Evgeny Haritonov / Shutterstock

 

El Gran Cañón del Colorado es gran­de, pero no tanto como este imponen­te cañón marciano, cinco veces más largo y cuatro veces más profundo. Recorre casi una quinta parte del ecuador del planeta y es el cañón de mayor tamaño del sistema solar. Ir de excursión por sus altísimos acantilados rojos sería una experiencia memorable.

 

4. Cazar tormentas en la Gran Mancha Roja de Júpiter

Cazar tormentas en la Gran Mancha Roja de Júpiter

© Artsiom Petrushenka / Shutterstock

 

Hasta las tormentas más temibles de la Tierra palidecen en comparación con la colosal Gran Mancha Roja de Júpiter, una enorme tormenta que lleva siglos en activo. Su diámetro podría contener la Tie­rra y todavía sobraría espacio.

 

5. Navegar por los anillos de Saturno

Navegar por los anillos de Saturno

© NASA imagesv / Shutterstock

 

La inconfundible imagen de los siete anillos de Saturno es uno de los gran­des espectáculos del sistema solar. Com­puestos por hielo, roca y polvo, giran alre­dedor del planeta a 282 000 km de distan­cia y son visibles desde la Tierra con un par de prismáticos de calidad media. Verlos de cerca desde una nave espacial, si fuera posible sobrevolarlos, sería una experiencia increíble.

 

6. Broncearse en Mercurio

Broncearse en Mercurio

© buradaki / Shutterstock

 

Marchito y extenuado por su proximi­dad al Sol, el planeta más pequeño del sistema solar no es un sitio donde apetezca quedarse mucho tiempo. Allí la luz del Sol es 11 veces más brillante que en la Tierra y la temperatura diurna alcanza niveles abra­sadores. Quien desee un “bronceadoˮ du­radero, que visite Mercurio.

 

7. Ver salir el Sol al revés en Venus

Ver salir el Sol al revés en Venus

© NASA images / Shutterstock

 

Pese a su beatífico nombre, Venus es un lugar inhóspito: el calor es achi­charrante y su superficie está devastada por un desenfrenado efecto invernadero que ha creado una atmósfera infernal ca­paz de derretir el plomo; así que nada de tomar el sol allí. Pero hay al menos una razón para viajar a Venus: gracias a su in­usual rotación inversa, el Sol sale por el oeste y se pone por el este.

 

8. Admirar las auroras de Urano

Admirar las auroras de Urano

© Vadim Sadovski / Shutterstock

 

Como las auroras boreales de la Tie­rra, Urano tiene las suyas propias: efectos brillantes de luz causados por par­tículas cargadas que interactúan con los gases de su atmósfera. Muchos científicos creen que podrían ser mucho más especta­culares que las terrestres debido al singular eje de rotación inclinado de Urano y a su campo magnético asimétrico.

 

9. Ser engullido por los vórtices de Neptuno

Ser engullido por los vórtices de Neptuno

© Vadim Sadovski / Shutterstock

 

Como Júpiter, Neptuno es un “gigante gaseosoˮ con una turbulenta atmós­fera compuesta principalmente por hidró­geno, helio y metano que genera potentes sistemas de tormentas conocidos como “vórticesˮ, cuyos vientos alcanzan veloci­dades muchísimo más altas que en las tor­mentas terrestres (se estima que hasta 2400 km/h). Uno de estos vórtices, la Gran Mancha Oscura, fue detectado por la Voya­ger 2 en 1989. En 1994 ya se había disipado, pero posteriormente se han observado otros vórtices parecidos.

 

10. Sumergirse en el océano oculto de Europa

Sumergirse en el océano oculto de Europa

© Artsiom Petrushenka / Shutterstock

 

Entre todos los satélites de nuestro sistema solar, Europa es el que cuen­ta con una probabilidad más alta de alber­gar vida fuera de la Tierra. Se cree que bajo su corteza de hielo hay un enorme océano salado en cuyo lecho marino podrían existir fuentes hidrotermales, lo cual propiciaría según numerosos científicos unas condi­ciones muy similares a las que dieron ori­gen a la vida en la Tierra.

 

11. Maravillarse con los gigantescos géiseres de hielo de Encélado

Maravillarse con los gigantescos géiseres de hielo de Encélado

© elRoce / Shutterstock

 

Encélado, el sexto satélite más gran­de de Saturno, es el más interesante. Cubierto por una gruesa capa de hielo, es el objeto más brillante de nuestro sistema solar y uno de los más fríos, con temperatu­ras en superficie de unos ­201 °C. Además, posee una característica única: gigantes­cos géiseres de hielo que entran en erup­ción en su polo sur, intensificando su ya de por sí deslumbrante efecto albedo (el refle­jo de la radiación solar).

 

12. Observar el flujo de lava en Ío

Observar el flujo de lava en Ío

© elRoce / Shutterstock

 

En este pequeño satélite se han ob­servado más de 150 volcanes, pero se estima que solo son una parte del total. Aplastado y desfigurado por la atracción gravitatoria de Júpiter, es el cuerpo geológi­camente más activo del sistema solar. Una visita obligada para los vulcanólogos más entusiastas.

 

13. Ver la Tierra sobre el horizonte lunar

Ver la Tierra sobre el horizonte lunar

© Vadim Sadovski / Shutterstock

 

Pocas fotografías hay tan trascenden­tales como la de la Tierra sobre el horizonte lunar: un brillante globo azul flo­tando en la oscuridad infinita del espacio. Por primera vez fue posible ver lo maravillo­so –y frágil– que es el planeta que habita­mos.

 

14. Vivir en el planeta Tierra

Vivir en el planeta Tierra

© NicoElNino / Shutterstock

 

Nuestro universo atesora muchas maravillas, pero la mayor de todas es la que tenemos más cerca: la Tierra, el úni­co lugar entre todas las estrellas, satélites, asteroides y planetas conocidos donde se ha desarrollado la vida en todas sus diver­sas y sorprendentes formas. Si hay que quedarse con una sola cosa de todo este viaje por el universo, que sea el planeta Tierra.

 

Más información sobre el universo:

Datos asombrosos de los planetas de nuestro sistema solar

Un gran viaje cósmico: cómo llegar a los planetas del sistema solar

 

¡Apúntate a nuestra newsletter y explora el mundo con Lonely Planet!

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.