Tercer día

El cable car (tranvía) de California St hasta Grant St permite dos inmersiones en Chinatown: los tés de Red Blossom y las colecciones de la Chinese Historical Society of America. Se atrae la buena suerte en el altar del Tin How Temple, dañado en el incendio de 1906, y se acaba viendo el porvenir en la Golden Gate Fortune Cookie Company.

En City View se eligen dim sum y se sube la colina para ver los antiguos burdeles de la fiebre del oro en Commercial St y tomar el cable car Powell-Hyde. Tras la sinuosa Lombard St, se llega al Maritime Museum, cuyos mosaicos revelan mundos submarinos. En el Musée Mécanique se salva el mundo de los extraterrestres o se entra en un submarino de la II Guerra Mundial: el USS ‘Pampanito’.

La puesta de sol es ideal para ver a los leones marinos en el Muelle 39. La línea F del tranvía lleva a Rich Table, con platos del norte del estado. Ya solo quedan las boutiques de Hayes Valley, un concierto en la San Francisco Symphony o el SFJAZZ Center, y un Dead Reckoning en Smuggler’s Cove.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Tren nocturno a su paso por Hua Hin, Tailandia. Viaje sostenible Lonely Planet
Viajar en tren es una alternativa más ecológica, aparte de mucho más divertida e inmersiva. Un viaje en tren nocturno permite además ahorrar en el alojamiento.
Kaban-Sila_Shutterstock
Niños en las islas Galápagos, Ecuador. Viaje sostenible Lonely Planet
Si a su familia le encanta viajar pero le preocupa el efecto ambiental, social y económico de hacerlo, es hora de considerar un viaje sostenible.
Blue_Orange_Studio_Shutterstock
Haight-Ashbury, uno de los barrios de San Francisco, EE UU
Una lista de los 5 barrios más emblemáticos de San Francisco, una ciudad que aunque se reinventa constantemente, sigue siendo fiel a su historia.
Sergio_TB_Shutterstock