Segundo día

Se empieza en el Metropolitan Museum of Art, y tras la visita se sube a la azotea para ver Central Park. Después se conoce la cercana Neue Galerie.

Tras ir de compras por las calles Prince y Spring de SoHo, la siguiente parada es Mulberry St de Chinatown (al sur de Canal St), donde se puede ver los templos budistas y merendar tartas y helado.

En Cafe Luxembourg se puede cenar antes del teatro en el Lincoln Center, de la ópera en el Metropolitan Opera House o de un concierto de la New York Philharmonic. Al anochecer se puede tomar una copa (previa reserva) en el fabuloso Manhattan Cricket Club.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

© Jose Luis Stephens/ Shutterstock.

El distrito de mayor extensión cuenta con una población de dos millones de personas, un número que, de no estar ligado a la zona metropolitana de Nueva York, lo situaría en el cuarto puesto entre las ciudades más populosas de EE UU.

© Jose Luis Stephens/ Shutterstock.
© James Andrews1/shutterstock

A un trayecto relativamente corto en metro de Manhattan, este palpitante distrito ofrece un amplio abanico de opciones para beber, comer y pasarlo bien, todo ello a precios más asequibles. Combinando las siguientes recomendaciones se podrá crear la ruta perfecta para disfrutar de

© James Andrews1/shutterstock
©Chie Inoue/Shutterstock

El barrio vivió su esplendor durante el llamado Renacimiento de Harlem, en la década de 1920, liderado por una virtuosa comunidad de artistas, músicos, escritores e intelectuales negros que aspiraban a explorar y elevar a las cotas más altas la cultura y el patrimonio afroamerica

©Chie Inoue/Shutterstock