Grecia

Viajar a Grecia

Kilómetros de litoral de color aguamarina, ruinas de la Antigüedad clásica blanqueadas por el sol, queso feta fuerte y ouzo más fuerte aún… El paisaje de Grecia es cautivador y su pueblo, apasionado.

 

Satisfacer los sentidos

El viajero debe dejar que Grecia colme sus sentidos, ya sea con los vibrantes clubes nocturnos de Miconos o la solemnidad de Meteora; la majestuosidad de Delfos o la llaneza de Metsovo; las ásperas montañas cretenses y la exuberancia de las flores en primavera. No tardará en familiarizarse con los melancólicos sones de la rembetika (canción popular) y comprobará cómo los antiguos monumentos le despiertan una imaginación que jamás creyó tener. También conocerá estimulantes ejemplos de arte contemporáneo y un dinámico panorama musical cuando visite galerías, escuche música en directo y se tope con museos increíblemente modernos en los lugares más inesperados. Grecia equilibra su pasado, presente y futuro de un modo que muy pocos países igualan. El resultado es un país con infinitas actividades culturales.

 

Tentar el apetito

Los griegos se enorgullecen de su cocina y, al ser uno de los pueblos más hospitalarios del mundo, se desviven para que los visitantes coman bien. El sabor fuerte del tzatziki casero y el aroma del souvlaki no son más que el principio. Las cartas griegas están llenas de platos suculentos, una aventura con cada comida del día. Los ingredientes primordiales, como el feta y el aceite de oliva, nunca faltan en los fogones de todo el país; pero son los platos y estilos de cocina regionales los que convierten cualquier viaje por Grecia en un goce gastronómico. Los legados turco e italiano se fusionan en muchos platos, y se descubrirán islas o ciudades famosas por sus peculiares ingredientes. Quesos, hierbas y hortalizas de las que quizá no se tenía noticia aderezan platos de pescado, carne y verduras. El secreto de la cocina griega suele residir en el huerto familiar donde se cultivan muchos productos frescos. En la actualidad, y gracias a la recuperación de la cocina tradicional, los chefs están elevando recetas consagradas por el tiempo a nuevas cumbres gastronómicas.

 

Desperezarse

Es fácil entender por qué surgieron tantos mitos de dioses y gigantes en este vasto y diverso paisaje de anchos cielos despejados y un mar moteado de islas, donde cada día se funde con el siguiente, mientras se disfruta de las playas de arena blanca. Grecia brinda un sinfín de actividades y atrae como un poderoso imán a todo el que ame los grandes espacios abiertos. Así, es posible recorrer caminos de piedra bizantinos, hoyar la cima de volcanes, observar delfines y tortugas marinas y pedalear por frondosos bosques. Grecia posee también algunos de los mejores lugares del mundo para el kitesurf, el submarinismo y la escalada en roca. Hay que ser osado, apasionado, griego.

Fuente: Grecia 6 (marzo del 2012)