Dinamarca

Viajar a Dinamarca

Es el país puente entre Escandinavia y el norte de Europa. El resto de los escandinavos ven a los daneses como frívolos y juerguistas, y les atribuyen actitudes liberales y progresistas. Su cultura, gastronomía, arquitectura y avidez por un consumo ostentoso son tan deudoras, si no más, de sus vecinos alemanes del sur como de Suecia, Noruega e Islandia, sus antiguas colonias del norte.

Repleta de museos, tiendas, bares, locales nocturnos y restaurantes galardonados, Copenhague, la capital, se erige en uno de los destinos más accesibles y de moda del norte europeo. Aunque el país cuenta con otras ciudades atractivas, aderezadas con un rico legado cultural, como Odense o Århus, su principal aliciente reside en su idílica campiña, en su asombroso litoral y en elementos históricos de interés, como sus cámaras funerarias neolíticas, los cuerpos de pobladores de la Edad del Hierro exhumados en turberas y sus vistosas ruinas y tesoros vikingos.

Fuente: Países escandinavos 5 (octubre del 2011)