Alemania

Viajar a Alemania

Prepárese el viajero para subir a una montaña rusa de placeres y tentaciones al conocer los paisajes de Alemania, su cultura, la belleza de sus ciudades, sus palacios románticos y sus pueblos con casas de entramado de madera.

¿Cerveza o vino? Eso resume el dilema alemán. La primera está en el corazón del hábito de trasegar pilsner, es la razón misma de una de las grandes fiestas del mundo (la Oktoberfest). El segundo es responsable de los maravillosos valles cubiertos de viñas, se vende de mil formas y se disfruta por doquier, a menudo en coquetas copas de pie verde.

Y las preguntas sobre Alemania continúan. ¿Berlín o Múnich? ¿Castillo o discoteca? ¿Esquí o senderismo? ¿Este u oeste? ¿BMW o Mercedes? Las respuestas son sencillas: ambas cosas. ¿Por qué elegir? La belleza de Alemania reside en que en vez de escoger uno puede deleitarse con los contrastes.

Berlín, vanguardista y vibrante, es una capital en constante reinvención. Múnich gobierna Baviera, el centro de las tradiciones nacionales. Los pueblos con casas de entramado de madera alegran al pasear por sus calles empedradas a la sombra de los castillos.

Explorar este país hace felices a los visitantes.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)