Albania

Viajar a Albania

Con impresionantes paisajes de montaña, una capital próspera y multicolor, y playas que rivalizan con las del Mediterráneo, Albania se ha convertido en la sorpresa de los Balcanes.

Son tan abundantes las bellezas naturales de Albania que cabe preguntarse por qué tardó 20 años en despegar como destino turístico tras el derrumbe del comunismo en 1991. Tan atrasado estaba el país que hicieron falta dos décadas para equipararse con el resto de la Europa del Este.

Que Albania haya permanecido ignorada en gran medida por el mundo no parece haber importado a los albaneses, quienes siguen viviendo de un modo relajado y caóticamente poscomunista.

El país ofrece singulares atractivos, en gran medida por dicho aislamiento: antiguas normas de conducta de los montañeses, yacimientos arqueológicos olvidados, pueblos donde el tiempo parece detenido… La animada y pintoresca Tirana es el corazón palpitante de Albania, el sitio donde las esperanzas y sueños de esta pequeña nación se fusionan en un vibrante torbellino de tráfico, consumismo y diversión.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)