Tokio

Viajar a Tokio

Tokio es una ciudad siempre con un pie en el futuro, con paisajes urbanos de ciencia ficción llenos de neones y altísimos rascacielos. Pero también es una ciudad llena de historia, donde se pueden encontrar rastros de la capital del sogún sobre un escenario de kabuki o bajo los cerezos en flor. Es un tapiz de frenesí sensorial inigualable.

PRINCIPALES PUNTOS DE INTERÉS, según Rebecca Milner, autora de Lonely Planet:

MERCADO DE TSUKIJI

La lonja de pescado más grande del mundo es la vista más singular de Tokio, y permite ver una parte del funcionamiento de la ciudad. Cambiará de ubicación en noviembre del 2016.

SUMO EN RYŌGOKU

Arrojar sal, golpearse la barriga y la ritualidad solemne forman parte del espectáculo del sumo, el antiguo deporte tradicional de Japón. Se puede ver un torneo o una sesión de entrenamiento matinal en el estadio de Ryōgoku.

MEIJI-JINGŪ

El santuario sintoísta más famoso de Tokio está rodeado de bosques. Este refugio sereno parece hallarse a años luz de la ciudad, pero está en pleno centro.

SENSŌ-JI

El hogar espiritual de los ancestros de los tokiotas se fundó más de mil años antes de que Tokio existiera. Conserva el ambiente cautivador y animado que evoca a Edo (el antiguo Tokio del sogún).

KABUKI

El kabuki, un género de teatro tradicional, representa leyendas populares. Lo interpretan hombres con trajes y maquillajes espectaculares. Se puede presenciar en el Kabuki-za, el teatro de kabuki de Tokio, reconstruido recientemente.

ROPPONGI HILLS

Es más que un centro comercial: es una microciudad utópica con un museo de arte de primer nivel. Roppongi Hills se ama o se odia, pero es esencial para comprender el Tokio del presente y, quizá, el Tokio del futuro.

MUSEO NACIONAL DE TOKIO

El primer museo de Japón alberga la mayor colección de arte y antigüedades japonesas: espadas, paneles dorados y coloridas ukiyo-e (xilografías).

MONTE FUJI

El símbolo nacional de Japón es un cono volcánico perfecto cubierto de nieve. En los días claros puede verse desde lo alto de un rascacielos de Tokio, pero nada es comparable a ver salir el sol desde su cima.

EL PALACIO IMPERIAL Y SUS JARDINES

Para pasear por el frondoso recinto de la residencia de la familia imperial o deambular a lo largo del antiguo foso y subir a una vieja torre fortificada del jardín.

ŌEDO ONSEN MONOGATARI

Las aguas minerales de debajo de la bahía de Tokio nutren los baños de este onsen, una mezcla de baños públicos y parque temático esencialmente japonesa.

MUSEO GHIBLI

Incluso quienes desconozcan el mundo mágico del gran Hayao Miyazaki (La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro) quedarán cautivados por este museo dedicado al prestigioso animador y su obra.

Fuente: Tokio De cerca 4 (enero del 2016)