India

Viajar a India

La India cautiva con una mareante mezcla de paisajes y tradiciones culturales. Un viaje por este país embriagador perdurará en la mente del viajero para siempre.

Desde los picos nevados del extremo septentrional hasta las playas soleadas del sur, los paisajes de la India son impresionantes. Junto con sus abundantes bellezas naturales, templos exquisitamente esculpidos se elevan en los desiertos y fortalezas semiderruidas vigilan profundas quebradas. Los amantes de las actividades al aire libre pueden buscar grandes felinos en safaris por la jungla, remar en las aguas de hermosas playas, emprender caminatas en el Himalaya, o simplemente aspirar el aire impregnado del aroma de los pinos paseando por el bosque.

La espiritualidad es el hilo común que teje el complejo tapiz de la India actual, con un sinnúmero de lugares sagrados y rituales tradicionales, que testimonian la larga, fascinante y a veces agitada historia religiosa del país.

Y luego están las fiestas. La India acoge algunas de las festividades sacras más espectaculares del mundo, desde desfiles callejeros que celebran eventos auspiciosos del calendario religioso hasta sencillas ferias que festejan las cosechas o rinden culto a alguna deidad local.

ESPACIOS ABIERTOS

Desde los imponentes picos nevados de las montañas del norte hasta las sofocantes playas bañadas por el sol de la costa  sur, esta es una tierra impresionante. Además del paisaje natural, antiguas fortalezas semiderruidas se esparcen por las profundas quebradas y templos de exquisita labra despuntan majestuosos en los desiertos. Quienes amen los espacios abiertos encontraran felinos en la jungla, podrán remar en aguas resplandecientes de hermosas playas, emprender arduas caminatas en el alto Himalaya o limitarse a aspirar el perfume de los pinos mientras meditan paseando por los bosques. 

COMIDA DELICIOSA

Hay que prepararse para emprender una de las expediciones culinarias más insólitas del planeta, que conducirá por un delicioso y variado repertorio de viandas fritas, hervidas, salteadas y asadas. Un sabroso catálogo de creaciones regionales bien diferenciadas, cada una con sus particularidades de elaboración y estilos de presentación: desde la multiplicidad de sabores de las carnes adobadas y los thalis, hasta el sencillo esplendor de los curries vegetarianos y las exquisiteces de alta mar.

ESPERAR LO INESPERADO

Lo inesperado irrumpe de continuo en la India. Esto puede entrañar dificultades, sobre todo para el visitante primerizo: la pobreza salta a la vista, la burocracia llega a exasperar y las aglomeraciones pueden convertir la tarea más sencilla en una hazaña épica. Hasta los viajeros veteranos pierden en algún momento la paciencia, pero esto forma parte de la experiencia. Con la capacidad del país para inspirar, frustrar, emocionar y confundir, todo a la vez, lo mejor es relajarse y dejarse llevar. Ya se la ame o se la aborrezca –y el grueso de los viajeros parece fluctuar entre ambos sentimientos–, quien comprenda la imprevisibilidad de la India habrá comprendido su alma.

ELEVACIÓN DEL ESPÍRITU

La espiritualidad es la nota común en el variado lienzo que es la India actual. La infinidad de lugares sagrados y ritos antiquísimos atestigua la apasionante y a veces tumultuosa historia religiosa del país. Y luego están las fiestas. La India acoge algunas de las celebraciones piadosas más deslumbrantes del mundo. 

POR QUÉ IR A LA INDIA, según Lonely Planet

"En cuanto creo estar a punto de desentrañar alguno de sus misterios más profundos, la India me recuerda que para tamaña empresa hacen falta varias vidas. La desmitificación de este país es algo que no termina nunca. Y precisamente por eso me provoca tanta adicción. La exploración constante, la desconcertrante imprevisibilidad y saber que, cuando menos se espera, se pueden vivir momentos que alterarán la visión del mundo y del lugar que se ocupa en él." (Sarina Singh, autora de Lonely Planet)

Fuente: El mundo (octubre del 2015) e India 6 (marzo del 2016)