Nueva York

Viajar a Nueva York

Ruidosa, rápida y enérgica, esta ciudad es sinfónica, agotadora y siempre cambiante. Tal vez solo un poema de Walt Whitman que describa las típicas escenas urbanas podría hacerle justicia. Sigue siendo uno de los centros mundiales de la moda, el teatro, la gastronomia, la música, la edición, la publicidad y, a juzgar por la crisis económica, las finanzas. Y, como dijo Groucho Marx: "Cuando son las 9.30 en Nueva York, es 1937 en Los Ángeles". Llegar aquí por primera vez es como entrar en una película, aquella que sin saberlo el visitante ha estado escribiendo y que contiene todas las opciones posibles. Desde Times Square hasta el rincón más oscuro del Bronx, uno se topará con los extremos. Desde el enclave ruso de Brooklyn en Brighton Beach a la pequeña Sudamérica de Queens, casi todos los países del mundo están aquí representados. Se puede experimentar de todo, siempre y cuando el viajero tenga tiempo suficiente y la mente abierta.

Fuente: Estados Unidos 4 (marzo del 2012)