Antigua y Barbuda

Viajar a Antigua y Barbuda

Retozar en la playa, jugar al golf, disfrutar de una lujosa comida, explorar la historia naval británica en Antigua. O escapar a la remota y virginal Barbuda, donde las aladas criaturas son más numerosas que las personas.

En Antigua, la vida es una playa. Aunque suene a cliché, esta mancha de tierra de forma inverosímil está rodeada de playas de finísima arena blanca, más espectacular aún junto a un mar azul, tan transparente que sacude de emoción al viajero ávido de vacaciones.

Por su parte, su apartada vecina Barbuda “es” una playa de arena, baja y suave, en un mar lleno de arrecifes, donde las aves como las ruidosas fragatas superan con creces el número de personas.

Antigua tiene muchos habitantes, algunos célebres: el guitarrista Eric Clapton, el diseñador Giorgio Armani y la mediática creadora de opinión Oprah Winfrey poseen aquí residencias de invierno. Algunos de los resorts más exclusivos del Caribe se cobijan en las múltiples bahías y ensenadas.

Aun así, no hay que preocuparse; los simples mortales también tienen un hueco, y el viajero siempre hallará su playa sea cual sea el presupuesto.

Fuente: El mundo (octubre del 2015)